Economía

Empresario boricua entra a la lista de los más ricos de EE.UU.

De acuerdo con la revista Forbes

El puertorriqueño Orlando Bravo entró a la lista de los empresarios más ricos de Estados Unidos, de acuerdo con la revista Forbes.

En el escalafón de los 400 estadounidenses más ricos, Bravo debuta en la posición 287 con una fortuna estimada en 3,000 millones de dólares.

De acuerdo con la revista, la fortuna combinada entre los 400 millonarios se calcula en alrededor de $2.96 trillones. La lista es liderada nuevamente por Jeff Bezos con $114 billones.

Orlando Bravo es un mayagüezano de 49 años que fue lo suficientemente “bravo” como para tomar riesgos y despedirse, primero, de una carrera en el tenis, y luego, de la abogacía, para dirigir su mirada al mundo de los negocios.

Hoy, no es únicamente el exitoso cofundador y socio gerente de Thomas Bravo, una firma de inversión de capital privado que se especializa en software y sectores de servicios habilitados para la tecnología, sino que ha destinado $100 millones su entidad Bravo Family Foundation, para promover las iniciativas empresariales y el desarrollo económico en Puerto Rico.

El empresario, que creció justo al lado de la UPR de Mayagüez, practicó el deporte del tenis desde los nueve años, disciplina que le permitió viajar a distintos países, además de adquirir una personalidad competitiva.

Vea esta entrevista a Orlando Bravo.

“El tenis me dio la oportunidad de hacer algo especial y diferente de lo que había en Mayagüez. Me ayudó a viajar y conocer gente, competir de manera saludable, interesante, y siempre quería hacer algo interesante. A los 15 o 16 años, que ya sabía que no podía ser jugador profesional, decidí que tenía que usar ese mismo enfoque para algo bueno, así que cambié el enfoque”, contó a NotiCel.

El giro definitivo llegó en sus años de estudios en Brown University, en Rhode Island. Allí estuvo inmerso en un “ambiente abierto y de mucha oportunidad”. Era el año 1991, y Bravo coqueteaba con la idea de convertirse en abogado, hasta que un amigo le dijo que tenía que entrevistarse con unas personas que le podían dar un empleo que le permitiría vivir en la ciudad de Nueva York y trabajar en Wall Street.

“Es una gran historia. Recuerdo que me dijo: ‘Solo compra zapatos ‘wingtip’, para que estés apropiado para la ocasión”, recordó Bravo que le dijo su amigo. Resultó que fue contratado y comenzó a laborar para Morgan Stanley y, al ser puertorriqueño, pudo entrar en las transacciones de ventas del supermercado Pueblo en ese entonces.

“Cuando fui a diferentes reuniones aparecían de vez en cuando los private equity, que estaban empezando, y no entendía cómo personas con una sola oficina podían comprar una compañía de mil millones de dólares… estaba impresionado, así que me involucré más”, relató. “Esto es el punto, precisamente, de la fundación, dar más oportunidad. Queremos ayudar a los jóvenes que no tienen capital y acceso pero sí el conocimiento”.

A pesar de que se fue muy joven a estudiar a los Estados Unidos, Bravo siempre se mantuvo vinculado con la Isla. 


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN