Hack

La mano de la tecnología transforma el camino de la economía colaborativa

Aseguran favorece el consumo local y las Pymes

Con el constante crecimiento a nivel global de la tendencia hacia lo local debido al uso de la tecnología, la economía colaborativa va dirigiéndose a las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

Este cambio de paradigma supone un importante reto para el Gobierno al momento de trazar estrategias futuras de desarrollo económico para Puerto Rico, advierte el economista de Estudios Técnicos, Kevin González Toro.

“La tendencia a lo menos, a lo pequeño de anti culto al gigantismo, vamos a ver que el regreso a lo pequeño, a lo local es lo que va a tomar relevancia a través de todo este cambio tecnológico”, indicó el economista durante su participación en el panel “Propuestas y soluciones de salud y tecnología a los retos económicos en Puerto Rico” durante la Asamblea de la Asociación de Economistas de Puerto Rico.

El también abogado explicó que la tecnología -de por sí- puede ser una estrategia de desarrollo que ha provocado que a mayor acceso a la información, más poder a la ciudadanía y la economía colaborativa.

“La economía colaborativa no es lo mismo que colaboración. Es la tecnología es lo que viabiliza el intercambio entre dos”, explicó González Toro.

Estas tendencias no son únicas en Puerto Rico sino que son parte de la corriente mundial. Por ejemplo, está presente el tema del regreso a la ciudad con la relocalización de los cascos urbanos. También la tendencia hacia un menor consumo y mayor colaboración que se ve en el auge de Uber, por ejemplo, así como la tendencia hacia empresas más pequeñas, sistemas más pequeños y auspiciar lo local.

De acuerdo con González Toro, otro sector impactado ha sido el turismo, debido a los cambios que tiene que enfrentar como consecuencia de la utilización de la tecnología para crear plataformas que globalizan los atractivos turísticos, habitaciones mediante alquileres a corto plazo y la movilidad de visitante a través de mapas para acceder a las áreas de interés sin necesidad de un local.

“Un ejemplo interesante es la economía del visitante y cómo estos cambios tecnológicos se ven claramente aquí”, sostuvo González Toro.

Este señaló que durante años, Puerto Rico estuvo montando un andamiaje formal para su oferta turística. Según González Colón, en apenas cinco años, el sistema de la economía colaborativa ha generado la misma cantidad de habitaciones que el Gobierno logró en dos décadas, en referencia al impacto del auge de los alquileres a corto plazo.

“Esto nos habla de las transformaciones tangibles que trae la tecnología que validan el regreso a lo pequeño, lo local porque estas habitaciones no son empresas grandes desarrollistas, son empresas pequeñas, son locales y son autónomos”, afirmó González Toro.

No obstante, planteó que la reacción de las instituciones a estos cambios ha sido de negación y rechazo por un instinto de protección. Para el economista, Puerto Rico debería ser más ágil y tomar en cuenta que estos cambios no tienen marcha atrás al momento de establecer prospectivamente estrategias de desarrollo económico.

Estas tendencias mundiales hacia la economía colaborativa sumado al inevitable movimiento hacia la moneda digital representan un gran reto para el Gobierno, aseguró el Dr. Paul Wayland Lucca, profesor de estadísticas de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. También deben ser tomadas en cuenta por el sector privado porque ya forman parte de la realidad económica local.  

“Hay una comunidad creciente de jóvenes desarrollando tecnología. Muchos jóvenes emprendedores en Puerto Rico trabajando con blockchain, por ejemplo, donde la industria bancaria internacional está invirtiendo mucho dinero en esa plataforma... Yo personalmente conozco a una docena de personas con cantidades de dinero significativas y manejan su dinero en criptomoneda, inversiones y bancos digitales con criptomonedas. Hay que tomar en cuenta todo eso”, explicó Wayland Lucca.

Te interesaría leer: El blockchain, las criptomonedas y los tokens

Para el profesor de estadísticas y estudioso de fenómenos como las criptomonedas y la plataforma blockchain, estos cambios vinieron para quedarse y apenas empieza a medirse el nivel de impacto económico.

Aunque aceptó que el tema de las criptomonedas provoca sentimientos extremos es uno que de los desarrollos tecnológicos a los que hay que seguir la pista. Tal es el caso de bitcoin, la más popular de las miles de criptomonedas, creada en el 2008 por Satoshi Nakamoto y cuyo valor no surge de manera centralizada, alejándola de la intervención gubernamental.

Para Wayland Lucca las transformaciones del mercado van dirigidas a mayores transacciones electrónicas y menos en papel. Tal es el caso de las compras electrónicas, plataformas que permiten transacciones electrónicas para envío de dinero entre individuos, etc.

“La criptomoneda es una manera de hacer moneda digital y moneda digital no es algo nuevo, el grueso de nuestras transacciones es digital, el grueso de nuestro almacén de valor es digital. El movimiento hacia moneda digital es inevitable. Eso no quiere decir que va a ser criptomonedas. Tampoco quiere decir que no va a ser criptomonedas”, aseguró el académico.

La plataforma blockchain es una estructura en la que la información se descentraliza y almacena masivamente en una red de computadoras que contienen la misma información en bloques. En la medida que entre más información, se crean bloques adicionales sobre los existentes actualizando la información para todos los usuarios y creando un registro que resulta virtualmente imposible de modificar. Dijo que es ideal para compartir una base de datos que permita a los usuarios compartir cambios por lo que ya hay que tomarlo en cuenta.

Un estudio publicado por Estudios Técnicos, Inc. encontró que la tecnología también ha provocado cambios en el sector laboral en Puerto Rico, con una marcada tendencia de constante aumento en empleos relacionados con servicios y manufactura tecnológica.

El reporte Cambios Estructurales en el Empleo: tendencias Notables 2001-2018 publicado en Perspectivas, comprueba que aunque en ese periodo hubo una reducción de empleos en el servicio público y la empresa privada, los empleos vinculados a la tecnología mantienen una tendencia alcista.

“Por lo tanto, mientras que el empleo en la manufactura disminuyó, el de servicios de tecnología se expandió. Además, la cantidad de empleos vinculados a la tecnología aumentó, de un 1.6% en 2001-2006, al 2.4% en 2007-2018", lee el informe.

Estos sectores fueron empleos relacionados con el diseño de sistemas informáticos y servicios relacionados, servicios de gestión y técnicos, y la investigación científica y desarrollo de servicios.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN