Mundo

Rescatistas boricuas se hacen sentir en Bahamas

Mientras el Gobierno de ese país entra en crisis

Una delegación de puertorriqueños ya ha comenzado a brindar apoyo a las autoridades bahameñas  en medio de la crisis tras el desastroso paso del huracán Dorian.

Liderados por el documentalista y asesor del municipio de San Juan, Tito Otero, un grupo de médicos de la Oficina de Manejo de Emergencias Médicas de San Juan ha brindado sus servicios para comunidades en las islas en un esfuerzo colaborativo con la fundación Community Organized Relief Effort (CORE) del actor Sean Penn.

“Ha sido, y sigue siendo, una experiencia hermosa, dura, necesaria, aleccionadora y gratificante”, escribió Otero en su cuenta de Facebook.

Según detalló la agencia EFE, la delegación está compuesta de dos doctores, una paramédico y tres rescatistas.

El paso de Dorian dejó numerosas muertes en las islas atlánticas, cuyo primer ministro, Hubert Minnis, ya ha adelantado que estará estableciendo un día nacional de duelo por las víctimas del huracán, cuya cifra oficial actualmente es de 45 muertes directas. Treinta y siete han fallecido en Ábaco y ocho en Gran Bahama, las dos zonas más afectadas. 

A continuación imágenes de la labor boricua en Ábaco: 

Algunos medios locales se atreven a pronosticar que la cifra podría rondar los 3,000.

A ello se unen los relatos de muchos bahamenses en las zonas arrasadas que, a través de sus cuentas en las redes sociales, indican que ellos mismos han contado cientos de cadáveres en sus localidades de residencia.

En declaraciones a los medios tras visitar Gran Bahama y Ábaco, Minnis indicó hoy que los fallecidos deben ser "llorados como es debido. Voy a decretar un Día Nacional de Duelo en honor de aquellos que murieron a consecuencia de la devastación" causada por Dorian.

Sin embargo, no especificó la fecha exacta en que se implantará la jornada de recuerdo a las víctimas.

"Reitero mi más sincero pésame a las familias de los muertos" por el paso del ciclón de categoría 5 hace una semana.

Por otro lado aseguró a la población que la "comunidad internacional está con nosotros, nos han ayudado desde el primer día y se han comprometido a ayudarnos con la reconstrucción". Entre ellos destacó la labor de Estados Unidos y de toda la Comunidad del Caribe (Caricom).

A su vez indicó que se mantenía en su decisión haber dado la orden de cerrar el espacio aéreo sobre Ábaco y Gran Bahama varios días y limitarlo a vuelos de ayuda.

Indicó que pese a las críticas recibidas la decisión continúa ya que en caso contrario "muchos aprovecharían para realizar vuelos de mera observación turística lo que atrasaría la ayuda humanitaria y, además, muchas torres de control del aeropuerto principal de Ábaco y Gran Bahama no funcionan lo que podría provocar algún accidente".

En este sentido recordó que recientemente cuando hacia un vuelo de inspección junto a varios invitados internacionales el avión en el que viajaban tuvo que realizar un descenso de altitud repentino para evitar una colisión.

Alrededor de 4,500 personas han sido evacuadas de las Islas Ábaco y Gran Bahama, la mayoría a Nassau, la capital, desde el paso del huracán Dorian por parte de las Bahamas hace una semana.

De hecho, Nassau, afronta una crisis humanitaria debido a la llegada de tantos refugiados.

El Gobierno estima que unas 10,000 personas en Ábaco necesitan agua, comida y vivienda temporal, mientras que según la ONU 70,000 personas no tienen vivienda o estas están seriamente dañadas en las zonas afectadas por el huracán.

Alrededor de 4,750 personas han sido evacuadas de ambos lugares, muchos a Nassau, aunque otros, con visado estadounidense, han logrado viajar a varias ciudades de Florida (EE.UU.), como Fort Lauderdale y el resto se ha acomodado en iglesias y colegios, así como otros lugares habilitados, o en casa de familiares.

Se prevé que a finales de la jornada de hoy martes, ya sean 5,000 los evacuados.

El portavoz de la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias de Bahamas (NEMA, por su sigla en inglés), Carl Smith, señaló que actualmente hay 1,157 personas en refugios de Nueva Providencia, donde está Nassau, y que los mismos solo pueden albergar a 1,200.

Los medios locales advierten de que la crisis humanitaria es un hecho debido a la dificultad de Nassau, que alberga a alrededor de 277,000 personas, el 70% de la población de las Bahamas (unos 395,000), de asumir a miles de personas que se espera sigan llegando en los próximos días a medida que prosiguen los rescates.

El director de NEMA, Stephen Russell, sin embargo, advirtió a ultima hora de este lunes que Nueva Providencia, donde se encuentra Nassau, puede acomodar a los evacuados y que el Ejecutivo está buscando soluciones en viviendas temporales para acomodarles, eso si, cuando el proceso de rescate y evacuación se haya completado.

Sin embargo, a diferencia de Russell, el primer ministro de Bahamas, indicó este lunes, tras visitar varios refugios, que Nassau alojará a muchos de los evacuados en tiendas de campaña provisionales y contenedores, ya que no "puede acoger a todos" los afectados.

También les hizo la promesa de que en cuanto se reconstruyan varias de sus comunidades, serán regresados a sus lugares habituales de residencia.

El Gobierno también ha pedido a los habitantes de Nassau que acomoden temporalmente a algunos de los supervivientes.

Se trata de miles de personas, entre ellos muchos haitianos, que no tienen nada de lo poco que poseían antes del ciclón, y que al llegar a Nassau son recibidos en los diferentes centros de acogida temporales con agua, comida y un camastro.

Al problema de acomodar a tantas personas se une el de la aparición de enfermedades.

El diario digital Bahamas Press informó este fin de semana sobre algunos brotes de cólera, sin embargo, la información fue desmentida por el Gobierno y la Organización Panamericana.

En un comunicado conjunto advirtieron que ninguna de las islas en las Bahamas "ha sido puesta en cuarentena", aunque reconocían que las inundaciones si que "pueden aumentar potencialmente la transmisión de enfermedades contagiosas relacionadas con el agua".

"Por el momento no se ha detectado ningún caso de cólera, ni ha aumentado el número de enfermedades infecciosas debido al huracán", detallaba la nota.

Un hecho que ya ha sido advertido reiteradamente por el ministro bahameño de Salud, Duane Sands, que también ha avisado de que las dos prioridades del Ejecutivo son evacuar a los afectados y prevenir la aparición de enfermedades. Este lunes NEMA reconoció que existe preocupación por dicha problemática a medida que las aguas bajan, se estancan y comienzan a aparecer cuerpos humanos, de animales y aguas fecales.

 


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN