En Blanco y Negro con Sandra

Aquí manda la negra

En Blanco y Negro con Sandra

Es algo que nadie quiere admitir y que no se habla, pero es una verdad tan fuerte que “refastidia” con jota a muchos. Siendo Puerto Rico una sociedad tan racista, quien toma las decisiones, quien manda y a quien tenemos que obedecer es a la jueza Laura Taylor Swain. Aquí, manda la negra.

Eso se lo tienen que chupar todos los blancos del PNP y la aristocracia popular que empujó la ley PROMESA. Humillación que sentirán muchos porque nos manda una mujer y negra para colmo, dirán. Por la encendida calle antillana va su majestad negra, Laura Taylor Swain.

Admitir esto le sabe a caca a mucha gente. Esos son los que se creen el cuento de que en Puerto Rico no hay nadie negro y por eso no quieren tocar el tema de la raza ni con una vara larga. Se enfocan en mencionar el aspecto colonial de las decisiones que ella toma como si ese acto fuera nuevo, cuando todos saben bien que desde el 1898 hemos estado bajo el yugo y mando del americano. Pero ahora, con la crisis económica que vivimos, reconocer que una mujer negra es la que decidirá nuestro futuro es un trago difícil de asimilar para muchos.

Ironías de la vida que se dé esta dinámica justo cuando ahora mismo los negros y otras minorías son el objetivo de la retórica racista de Trump allá en el “mainland”, mientras acá en la colonia caribeña es una jueza negra mandándonos. Pero lo más irónico es que esté dirigiendo la economía y las finanzas públicas, asuntos que siempre han estado dominados por los blancos y los ricos, renglones en donde los negros y pobres rara vez pueden asomarse por la desigualdad social.

Total, si “aquí el que no tiene dinga, tiene mandinga. Por eso yo te pregunto: ¿Y tú agüela, aonde ejtá?”, como diría Fortunato Vizcarrondo. Pero claro, en el gobierno millenial, como le dice la Primera Dama, dirán ¿quién es ese? Ya sabemos que el gobierno no conoce la historia.

Y para el pueblo, entre el alza en la criminalidad, la nueva cifra de muertes tras María, la noticia global del “tráfico humano auspiciado por el gobierno”, y el hecho de que hay dos tipos de vagones: donde ponen a muertos y donde Keleher quiere meter a los estudiantes de escuela pública, esta semana que acabamos de pasar ha sido particularmente dura.

Lo más duro entre todas las noticias de la semana fue la confirmación en la decisión de la jueza Taylor Swain de que aquí manda el Congreso y sus interlocutores en la Junta de Control Fiscal por encima del Gobernador, la Legislatura y los alcaldes. “Usted habló y yo obedezco”, le tendrá que decir el Gobernador a la negra. Por eso digo que este tema del que nadie habla le molesta con jota a muchos acomplejados. Aquí el tema de la raza siempre ha sido espinoso.

Si no me cree, piense lo que pasó esta misma semana en la televisión. Suspendieron de sus labores en Telemundo a Héctor Vázquez Muñiz por decirle osa a una judoca cubana de tez negra. Total, si cosas peores hacen en los mismos medios. Son unos hipócritas porque sacan gente decente para darle espacios a individuos como el convicto por corrupción Jorge De Castro Font, el asesino confeso Alejo Maldonado o a cabilderos y expolíticos derrotados como Gary Rodríguez, que le quitan espacios a periodistas, locutores y actores. Los premian por darle al país clases de Robo 101, Asesinato 102 y Encubrimiento 103.

Peores cosas que ese desliz de Vázquez Muñiz dicen en las redes sociales. Mire los comentarios debajo de esta columna si no me cree. ¿Que si estuvo mal? Claro, pero no era para tanto. Muchos de esos que le cayeron arriba a Vázquez Muñiz, escriben columnas y se rasgan las vestiduras en las redes sociales, nunca sacan la cara por el negro que sufre en las calles los estragos de la desigualdad social. De esos no dicen nada. ¿De qué estamos hablando entonces?

Pero bueno que les pase eso a los negros también, porque se tienen que dar a respetar. Los negros no pueden seguir siendo sumisos ante tanto atropello. Si ahora la que de verdad manda aquí es una negra, ¿qué estás haciendo para demostrar lo que eres? ¿Cómo te das a respetar siendo negro? Esas son preguntas válidas e importantes que los puertorriqueños de la raza negra tenemos que hacernos a diario. Aquí lo que hay que cuestionar es la representatividad por encima de otras consideraciones. Respeto en lo que dicen, hacen y proyectan los medios, en las oportunidades y en los puestos laborales.

Por eso esta jueza es una lección para que el pueblo abra los ojos. No hay enemigo pequeño. Pueden humillar, humillar y humillar a los negros y las negras como históricamente siempre han hecho, pero a la larga todos se van a tener que alinear detrás de una negra. Los políticos tendrán que tragarse su orgullo y decirle a la jueza Taylor Swain: “Lo que usted diga, señora. Usted manda”. A la hora de la verdad, la inteligencia, su preparación académica y la toga de la justicia, le dieron el poder para mandar. Culipandeando la reina avanza, y como diría Julia de Burgos “ay, ay, ay, los pecados del rey blanco, lávelos en perdón, la reina negra”. Porque finalmente, gústele o no le guste, aquí la que manda es la negra.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?