En Blanco y Negro con Sandra

El bochinche de la justicia

En Blanco y Negro con Sandra

Cuando prendí el televisor a las cuatro de la tarde creía que estaba viendo otra edición más de Caso Cerrado, pero no era la doctora Polo, sino el sistema de justicia puertorriqueño. Aquello parecía un circo.

El caso de Wanda Vázquez ha sido todo un espectáculo mediático desde el principio. Empezó cuando ella misma admitió en la radio que intervino en un caso vinculado a un robo por un pariente en casa de su hija. Legiones de agentes de propaganda, amigos y detractores acapararon la discusión pública en prensa, radio y televisión defendiéndola o atacándola por casi dos semanas. Entonces llegó la vista teatral de regla 6 del viernes, que fue todo un show transmitido en vivo y a todo color.

José Andreu Fuentes demostró por qué es tan buen defensor. Quienes lo conocemos bien y somos sus amigos, sabemos el momento preciso cuándo da el jaque mate. Por él fue que Vázquez ganó y se salvó por ahora de ser procesada criminalmente. Alto, grande, de voz intimidante y medio pote gel en el pelo, imponía con su voz de barítono, y todo el mundo callaba. Pero no andaba solo. La vista de regla 6 también fue el regreso a las cámaras del antiguo fiscalito. Más de 40 años después de las vistas del Cerro Maravilla, Héctor Rivera Cruz, estaba otra vez en prime-time. Para no dejar de pautarse dijo que él hizo la ley del FEI y hasta un saludo le mandó a Cuchín.

Los fiscales especiales no estaban en igualdad de condiciones. Empezaron bien, y todo indica que tienen la evidencia, pero más pudo el mollero intimidante de una Secretaria de Justicia. La infinidad de memes que circulaban en las redes sociales opacaban cualquier cosa que pudiera decir el fiscal Ramón Mendoza, quien, como es obvio, dijo que no estaba satisfecho con la decisión. Guillermo Garau no fue efectivo comunicando. Recordó aquel debate que se estudia en periodismo y política entre Kennedy y Nixon. Parecía a Nixon con mal dominio de proyección versus un maestro como lo fue Andreu. Las exposiciones de defensa y fiscales fueron una longa más extensa que Fatmagul o cualquier telenovela turca.

La jueza Yazdel Ramos Colón sabía que iba a salir en televisión y se tiró la queratina. Con sus gafas fashion desde el estrado se llevó el rating con su versión isleña de Caso Cerrado, y sustituyó a Lo Sé Todo y a Dando Candela. Todos vimos nuestra propia versión de reality TV, sólo que el caso parecía más un bochinche que justicia. Tenía todos los elementos. Corrupción, pillaje, emoción, miedo, amor de madre y abuso de poder. Que si fue una reunión, que un robo, que si hubo miedo, que si Vázquez acusó a Cotto Vives de perseguirla y a Itza García de intimidarla. Y el caso de WhatsApp sigue vivo. Como dicen en el campo, mientras más se menea, más apesta.

Frunciendo el ceño y haciendo gestos, era evidente el intercambio de micro expresiones que dirigía la jueza desde el estrado a la Secretaria de Justicia, quien, a su vez, le contestaba con los ojos. En fin, la vista fue un manjar para el análisis de la comunicación en todos los sentidos. Verbal, no verbal, judicial, actoral, lo que es o no periodismo y lo que es la propaganda oficialista. Pero en todo esto, ¿dónde quedó el pueblo? Esa es la pregunta que uno se debe hacer. ¿Si hubieras sido tú, o tu hijo, hubieras tenido la misma suerte que Wanda Vázquez? Claro que no.  Se demostró que la justicia no es igual para todos. Quien tiene poder y acceso, sale bien. A cualquier infeliz le aplicaban la regla 6.

Al salir airosa de corte Vázquez dijo: “!Qué bueno que fue ante los ojos de Puerto Rico!”, y estoy de acuerdo con ella. Fue bueno, porque la gente vio lo que no se contestó allí. El público puede llegar a sus propias conclusiones gracias a las décadas de luchas por gremios y periodistas que queríamos que estos procesos fueron públicos, para que el pueblo viera cómo se bate el cobre. Cómo es que no todos los ciudadanos son iguales.

Se demostró que la justicia no es igual para todos.

Probó también que quien tenga un caso en corte, más le vale buscarse una batería de abogados reconocidos. El que no tenga ese acceso, va pa’dentro. Esos abogados no cobran barato. A propósito…¿quién pagó por la defensa de Vázquez? ¿Fue ella o fuimos todos, el pueblo de Puerto Rico? Eso no lo han dicho. ¿Cuántas personas están presas ahora mismo porque fueron a regla 6 y no tuvieron con qué pagar buenos abogados?

Lo más cañón es que el mismo que creó la ley del FEI, Rivera Cruz, ante los ojos del pueblo también demostró que la ley es deficiente. En su turno demostró que esa ley permite que los funcionarios busquen subterfugios para salir bien. Por eso la corrupción está como está, porque permite cómo esquivarse para seguir en traqueteos, abusando del poder y haciendo cosas que al pueblo no se le permite. Quien hace la ley, hace la trampa. La pregunta es, ¿el pueblo creyó a la justicia?

Ahora veremos a muchos comentaristas enfocarse en la pelea Rosselló vs. Rivera Schatz. Esos dirán que los grandes perdedores fueron Nydia Cotto Vives, el FEI, los fiscales y el Tiburón Blanco. Dirán que Rosselló ganó esta pelea, pero ante el pueblo, yo creo que no. Ganó un round, todavía quedan varios asaltos más.

Pienso que transmitir la regla 6 estableció un precedente porque llevó al escenario público una etapa que es investigativa en la que se supone que haya confidencialidad. Se supone que se proteja la dignidad del ser humano en caso de que no haya causa para arresto. Sin embargo, era necesario ver lo que pasó y lo que no pasó. Lo que se dijo y lo que convenientemente se obvió, porque al gobierno no le conviene que la gente pregunte mucho. Prefieren que crean por fe o por fanatismo. Quieren masas de gente que acepte lo que dicen como bueno, sin cuestionar. Se creen, como diría Noam Chomsky, que la gente ya no cree en los hechos, pero se equivocan malamente.

Aquí todo el mundo está de acuerdo en los hechos. Wanda Vázquez usó el poder de su puesto. Todo el argumento de los abogados fue teórico en derecho, pero los hechos no fueron refutados. El que vio lo que pasó en sala, sabe que el FEI tiene evidencia de que Vázquez intervino en una reunión, movió empleados y seleccionó a quien quiso para que atendiera el caso de su hija. Quien vio el caso sabe también que al salir de sala, Vázquez prácticamente amenazó a los fiscales que declararon contra ella. Ahora más que nunca yo quiero ver esas declaraciones juradas.

Como dijo el presidente del Colegio de Abogados, Edgardo Román, “el país merece conocer el contenido de las declaraciones juradas sometidas por el FEI”. Esconderlas es hacerse cómplice del abuso de poder. También quiero ver de ahora en adelante que en otros casos les permitan a fiscales y a abogados el privilegio argumentar sus puntos extensamente en una regla 6, algo que no es común.  Por eso espero que los fiscales del FEI vayan en alzada.

Pero no se ha dicho todo. Todavía falta el caso de su esposo, el juez Jorge Díaz Reverón quien también “metió mano” y por eso está en una investigación judicial. Tampoco podemos olvidar el caso en que se vincula al hijo del juez e hijastro de Vázquez, el rapero Álvaro Díaz quien acusó a su expareja, la también rapera Audri Nix, de golpearlo. Ella, por su parte, dijo que fueron injustos con ella por la parentela de su expareja.  “Sinceramente, tengo mucho miedo porque siento que, definitivamente, él está mucho más beneficiado que yo y estamos hablando de mi vida y mi libertad. No sabemos qué puede suceder. Hay una influencia, y no sabemos cómo eso puede afectar el caso”, indicó la mujer.

Tampoco podemos olvidar el historial de Vázquez como recordó NotiCel. Tengo vivo el recuerdo de cómo ella intervino siendo Procuradora de la Mujer para quitarle un hijo a Héctor Ferrer cuando le imputaron un acto de violencia doméstica, y de paso, lo descarriló en su carrera por la alcaldía de San Juan. Wanda Vázquez siempre ha sido una política sagaz. Por eso fue que el viernes se buscó abogados populares ante una jueza nombrada por un popular.

Pero mientras el pueblo miraba el espectáculo y los medios se concentraban en el evento histórico, muchas cosas pasan ocultas. El gobierno dio permiso para la tala de miles de árboles, autoriza soltar cenizas en Peñuelas, aprueba proyectos de construcción en las costas, esconde la quiebra de WIPR y le da la espalda al alza en los feminicidios. En lo que el país miraba el caso, se tomó una decisión crucial en un tribunal de Carolina por el fuego en una planta de reciclaje. Probablemente obligará al sector privado a costear sus propios bomberos ante la incapacidad de gobierno, pero la prensa ni lo miró y para los analistas eso no era importante.

Mientras se veía el minuto a minuto de Wanda Vázquez, aquí nos espetaron algo al estilo que impone ahora Bolsonaro en Brasil. El gobernador firmó una orden ejecutiva para que ciertos cristianos identifiquen y administren fondos federales. Fuera de ese beneficio, como dice Ramos Perea, los satánicos, los espiritistas, los budistas, los del espagueti y cualquier otra religión que no sea los que ungen o vienen de la mano de los Otoniel Font y los Wanda Rolón de la vida.

Mientras se daba ese circo en la mayoría de los medios y en el gobierno, se nos escapa la poca credibilidad que quedaba en el sistema de justicia. Sólo espero que el FEI no se amilane y vayan en alzada, y que demuestren si ese panel sirve o no sirve. Por el bien del pueblo. El pueblo que se cuestiona cuánto dinero que gastó en ese bochinche de la justicia. ¿Cuántos pobres se pudieron haber defendido en otros casos con lo que se invirtió por Wanda Vázquez? De lo que no queda duda tras ver ese espectáculo el viernes, es que la justicia en Puerto Rico, si no tienes chavos, no camina.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN