En Blanco y Negro con Sandra

Lo que se ve no se pregunta, mijo

En Blanco y Negro con Sandra

Hace 16 años, el periodista mexicano Fernando Del Rincón (sí, ese que el mes pasado cogió en la mentira al secretario de Estado, Luis Rivera Marín) le preguntó al famosísimo cantante Juan Gabriel si era gay.  Este le respondió: “Dicen que lo que se ve no se pregunta, mijo”. Algo así pasa ahora mismo con lo que dijo Noel Zamot. Dijo lo que se sabe hace tiempo, pero que todos esconden. Por eso provocó un caos.

El gobernador Ricardo Rosselló brincó y se molestó. Thomas Rivera Schatz se agitó y pidió al FBI que investigue. Los economistas lo calificaron de terremoto político. Los populares exigieron la verdad, y el representante Ángel Matos dijo que la vida de Zamot “corre peligro inminente” por haber divulgado el esquema de corrupción y que debe ser protegido por el Estado porque además reveló “enriquecimiento ilícito por parte de integrantes de la Junta de Supervisión y su representación gubernamental". 

Todo ese escarceo de los políticos se resume en algo sencillo. Como diría el fenecido astro mexicano Juan Gabriel, “Dicen que lo que se ve no se pregunta mijo”.

Es obvio que aquí está corriendo el dinero y que lo están controlando unos pocos amigos del poder. El resto del pueblo, fastidiado, sin dinero. Pero lo que crispó a los políticos es que uno de los de ellos, el Zamot, el que se atrevió a cruzar la línea y los choteó. Lo más que les cabreó fue que habló en una conferencia ante inversionistas. Por eso están ofendidos y rasgándose las vestiduras.

¿Pero qué fue lo que dijo? Una bomba. El saliente coordinador de Revitalización de la Junta de Control Fiscal (JCF) dijo que funcionarios de la administración Rosselló son corruptos, se roban las ideas de inversionistas potenciales y obstaculizan la reconstrucción del país porque están más pendientes a guisar con los millones que vienen que a desarrollar la economía. 

Dijo que en la evaluación de millonarios proyectos de inversión bajo el Título V de la Ley Promesa, oficiales de la Administración Rosselló obstaculizaron el proceso porque: 1) o no les agradaba que la JCF escogiera cuáles iban a ser los proyectos críticos a desarrollarse en la isla; 2) porque los proyectos de los proponentes fueron descartados por las agencias para luego llevarlos a cabo por su cuenta o, 3) porque personas vinculadas al gobierno mostraban las propuestas a terceros. Según Zamot, las acciones de estos funcionarios de Rosselló provocaron que Puerto Rico perdiera la oportunidad de atraer $3,000 millones en proyectos de infraestructura.

Esa revelación nos demuestra que el gobierno permanente que nos trajo a la quiebra anda más fuerte que nunca. Y como pasa cuando hay un problema, los aludidos entran en fases. Negación, asesinato de reputaciones para tratar de destruir a quien se atrevió a ser desleal y los tildan de incompetentes sin serlo. Es el típico escenario de atacar al que delató para que se calle.

 “El señor Zamot fue relevado de su cargo por un pobre desempeño y por falta de diligencia. Nada personal contra él, pero es la realidad. Llevaba a cabo procesos que estaban fuera de la ley Promesa. Se aprobó solo un proyecto de Título V en el periodo de dos años. En múltiples ocasiones llegaron a mi escritorio proyectos que no tenían todas las partes”, dijo el gobernador Rosselló en el primer ataque.

El segundo ataque vino del representante del Gobierno ante la Junta, Christian Sobrino, quien dijo que Zamot: “Ahora que vuelve al sector privado quiere lavar su nombre manchando el nombre de Puerto Rico. La intención de repartir contratos fue de Noel Zamot. El que quería freír y comer era él. En lugar de ser un facilitador sus primeras acciones fueron intentar tomar el control de la Autoridad de Energía Eléctrica".

Entonces empezaron los portavoces del gobierno que dicen llamarse analistas a tirarle a Zamot desde sus programas de radio. Después, desde la JCF se alegó que Zamot nunca les denunció esos esquemas de corrupción. Y para curarse en salud, el jefe del FBI en Puerto Rico, Douglas Leff, se lavó las manos como Poncio Pilato y no dijo si investigarán las denuncias: “Cuando hay alegatos de fraude acerca de contratos, el FBI necesita determinar primeramente si es una violación criminal, en lugar de un asunto civil, y si creemos que lo es, entonces tenemos que determinar si hay jurisdicción federal".

Todo este show de ofendidos pasó a días de que vinieran unos congresistas encabezados por Raúl Grijalva a hacer uno de los típicos aguajes de Washington en unas vistas públicas sobre la recuperación, pero que en realidad serán recordadas por el abucheo a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto.

Así que otra vez, estamos como empezamos. Desprovistos de algún mecanismo que meta presos a esos que se las agencian para robarse los bienes del pueblo y sin proyectos que nos ayuden a salir de este hoyo económico que nos mantiene en una quiebra. Y el mundo nos sigue viendo como un país de alto riesgo en términos de manejo de fondos públicos. Por eso es bien serio lo que dijo Zamot, porque vuelve a demostrar que aquí impera la incertidumbre, y eso es fatal para fomentar cualquier inversión local o extranjera.

No hay que reinventar la rueda que Tugwell creó y ahora está venida a menos: la Junta de Planificación. Todo ese lío de los corruptos se resuelve si el Congreso enmienda Promesa para que sea la JP el cuerpo asesor y evaluador de proyectos, y que la JCF, como representantes del dueño americano, sean los que aprueben o denieguen los proyectos. Es asqueante decirlo, sí. Demuestra la subordinación política, claro. Lo que pasa es que no podemos seguir en neutro. Hay que moverse ya o Puerto Rico no se levanta. Rosselló, la JCF y Zamot llevan demasiado tiempo cogiéndonos de estúpidos a todos, perdiendo demasiado tiempo y dinero, mientras nosotros los de abajo seguimos pagando los errores de los de arriba. Los estudios están, la JP los tiene desde el 2011. Solo es cuestión de voluntad.

Es hora de que las autoridades empiecen a sacar a las sanguijuelas que detienen la recuperación. Total, muchos de esos nombres son conocidos o uno se los puede imaginar. Se ven en las pesquisas que hace el Centro de Periodismo Investigativo. Los ves sonrientes en las fotos de galas y eventos de la alta sociedad. Los escuchas en la radio mañanera de vez en cuando, en los momentos en que quieren lavarse la cara porque el resto del tiempo tienen a sus interlocutores que los defienden y chayotean con su dinero. ¿Que quiénes son esos corruptos? Todas las señales están ahí. Como dijo Juan Gabriel, “Lo que se ve no se pregunta, mijo”.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN