En Blanco y Negro con Sandra

Los viejos como Canuto

En Blanco y Negro con Sandra

Mientras la gente está hablando del montón de hijos talentosos con puestazos en el presente gobierno por la cultura de nepotismo y corrupción que los define, pocos reconocen que hay otro problema que afecta a una abrumadora mayoría de la población a la que tratan como a Canuto, el del refrán. Sí, ese refrán pueblerino que dice que hay gente como Canuto, mientras más viejo, más bruto. Así tratan a los adultos mayores aquí.

Piensan que como son viejos, no son inteligentes ni tienen capacidad. Los menosprecian, olvidando que son generaciones que levantaron a este pueblo y que rápidamente se van convirtiendo en la mayoría de la población. Donde más se ve ese menosprecio a los viejos es en las campañas de los planes médicos Medicare Advantage.

Prendes el televisor, oyes la radio, miras la web, o si estás en un semáforo vienen tres o cuatro porteadores y te tocan a la ventana del carro para que cojas un periódico gratis. Cuando lo ojeas, es lo mismo. Son anuncios y anuncios de compañías prometiendo lentes gratis, que te pagan la factura de la luz, te cubren pastillas Viagra y hasta te llevan al culto. Todo es una fiesta. Baile, botella y baraja. A cualquiera le dan ganas de tener un plan así.

A los que somos Generación X nos da envidia porque vemos a los viejos 'baby boomers' en esos anuncios que están todos están felices, bailando la misma música, de fiesta, sin achaques ni enfermedades. Sin preocupaciones. Los ves y no sabes si el anuncio es de MMM o de MCS, de Humana o de Triple S porque todos son iguales. No te explican nada porque no les conviene. Porque tratan al viejo como a Canuto. Como si fuera bruto.

Ninguna de las campañas dice lo que hay en las letras chiquitas de los contratos. Que cada cosa cuesta, que no van a pagar la luz na', y que si el viejito quiere las Viagras cuando el gallito pique, se chavó. Si acaso le cubren dos al mes porque están limitadas. Es un engaño total a una población que está abrumada, confundida y con preocupaciones, porque llegar a la vejez en un país donde el costo de vida los tiene decidiendo entre pagar el medicamento o comer. Es así el abuso. Promueven la salud como si fuera una competencia entre 'fast foods'.

Lo esencial que estas empresas están vendiendo es un seguro médico, pero si evaluamos todas las campañas disponibles, vemos un denominador común: todas carecen de hablar de lo esencial. Ninguna contesta si el plan te cubre a tu médico o a tu proveedor. Si cambiaste de plan y te enfermas, cuando vayas a tu médico ahí viene el 'shock'. Puede que no esté. Con la escasez de médicos que hay, no te explican esos detalles. No dicen que si vives en Orocovis o en Aibonito, tendrás que bajar a Bayamón o a San Juan a buscar el especialista. Te engañaron porque te dejaste llevar por el anuncio con el bailoteo que te decía que te iba a llevar al culto y te iba a pagar la luz. 

El engaño es tan grande que el viernes MCS Classicare demandó en el tribunal federal a MMM y a otras compañías por promociones falsas. Alegan en la demanda que la publicidad crea confusión entre la población de Medicare de forma maliciosa porque evita que los beneficiarios elijan adecuadamente el plan de salud Medicare Advantage  que mejor se adapte a sus necesidades. Pero si uno mira bien, todas están en lo mismo. MCS, MMM, Triple S y Humana tienen que mirarse ante un espejo.

Si evaluamos quién es responsable de esto, no se le puede adjudicar a las compañías de seguros de salud sino a los ciudadanos y envejecientes que lo aceptan. Como consumidores, se dejan engañar. Pero la culpa también es de los reguladores. ¿Dónde está el Secretario de Salud orientando para que los viejos no caigan en esto? Callado como siempre. ¿Y el Comisionado de Seguros, por qué calla? ¿Existe algún Procurador de Personas de Edad Avanzada? ¿Y a DACO, ya lo eliminaron? No se oye sobre los anuncios engañosos. ¿El Colegio de Médicos, ha dicho algo? A los planes Medicare los regula CMS, ¿cuántas veces han multado a las empresas en Puerto Rico por engañar a los viejitos? Nada.

En los medios no tocan el tema, no salen reportajes investigativos ni titulares en la radio de los engaños a los viejos, ni fiscalizan a las empresas de salud porque son anunciantes o pagan transmisiones en vivo en la radio. Todo es un silencio cómplice mientras aumentan los anuncios y los reclutadores de estas empresas a veces parecen pirañas, desesperados, apuntando viejitos en sus listas de clientes.

Ese silencio general es preocupante porque la población de edad avanzada sigue creciendo. Para el 2020 las personas mayores de 60 años alcanzarán el 25.9% de la población total en Puerto Rico, según las proyecciones del Negociado del Censo.

Ahora mismo el sistema de salud peligra y el gobierno pelea en Washington para buscar los fondos para que siga el plan Vital, y cuando uno ve tanto comercial de planes Medicare con gente bailando parecería que ese drama no es real. Es todo una ilusión. La realidad no concuerda con la publicidad.

En mayo pasado la exfiscal federal Rosa Emilia Rodríguez, junto a Wanda Vázquez y otras autoridades locales y federales anunciaron el inicio de una campaña para detener el abuso que se comete contra los viejos en Puerto Rico. Considero que deben investigar a estas compañías porque sus campañas son parte de ese abuso.

A los viejos hay que explicarles el detalle. Si los medicamentos que usa los cubre ese plan, si su médico está entre los proveedores, si cubre un ortopeda por si tiene una caída. Cosas así con claves para atender bien a los clientes. No se puede seguir engañando a la gente más vulnerable. Basta ya de engaños. Más que nada, hay que aprender a respetar a los mayores. Y eso aplica a las empresas también.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra. 


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN