En Blanco y Negro con Sandra

Puerto Rico se cosió la boca

En Blanco y Negro con Sandra

Puerto Rico se acaba de coser la boca y en un futuro cercano va a morir de hambre. De esto no nos puede caber la menor duda. Con la bendición del gobierno Rosselló-Vázquez se permitió que dos compañías cierren los muelles, controlen el 80% de todo lo que entra por el puerto de San Juan, suban los precios de todo lo que la gente compre y consuma, se detenga la economía, provoque inflación, y encima, creen un monopolio. Eso es lo que está detrás de la fusión de las navieras Luis Ayala Colón y Tote Maritime.

Resulta inverosímil que esto no provoque una revuelta. Cuando mínimo, una protesta de la gente porque casi el 100% de lo que se consume en Puerto Rico entra por el muelle de San Juan, que controla esa empresa. Por eso anticipo que nos va a doler en los bolsillos de todos los consumidores y nadie dice nada. Silencio. Pero claro, es que nos tienen dormidos. Gobierno y gran parte de los medios quieren tener a la gente sedados. Esta semana el tema ha sido el morbo y el minuto a minuto de la vista preliminar contra el acusado por el desgraciado feminicidio de Arellys Ríos Mercado. Tratan ese caso como si ella hubiera sido una figura pública y el asesino un político o un artista.

Llevamos una semana jugando con el morbo y el dolor de toda una familia a la que le mataron a una hija. Es una falta de respeto a su memoria la manera en que se toca el tema. Además, es como si no hubiera más muertos. El jueves, por ejemplo, mientras los analistas en la radio se disputaban quién era el mejor abogado, si Gordon o el fiscal Juarbe, y repetían el vídeo del asesinato, no hablaban de casos como el del sacerdote asesinado a golpes en Ponce, el del abogado de Aguadilla que violó a una niña y la retrataba para hacer pornografía infantil por todo un año o el del sátiro de Vega Baja, que citaba a mujeres por una red social para agredirlas sexualmente.

El enfocarse en un solo caso, no solo ataca la memoria de esa víctima, sino que sirve de estrategia de distracción para entretenernos en eso y que no estemos atentos a otros asuntos que también son claves. Uno de esos asuntos es esta transacción que en la Autoridad de los Puertos han recibido de brazos cruzados. Al menos de parte del mismo director de la agencia, Anthony Maceira.

En el muelle de San Juan hay 14 grúas que bajan contenedores con lo que se importa y el nuevo dueño va a controlar 11 de estas. En términos del movimiento de carga, Tote tendrá casi el 60% de la carga doméstica y manejará la entrada de los barcos que vienen con carga internacional. En ese sentido, no importa si el gobierno de Trump quita las leyes de cabotaje. Como quiera estaremos fastidiados porque una empresa puede decidir precios ya que tiene un monopolio. Es bien peligroso.

Un estudio que hizo MIDA sobre las leyes de cabotaje reveló que traer un furgón de carga de los Estados Unidos cuesta 151% más que si viene del mercado internacional. Ahora que esta empresa va a tener control de la operación del muelle puede ajustar los precios para obligar a que la mercancía internacional sea más cara y cierran el mercado.

Hasta ahora, los únicos que he visto denunciado este esquema son los portavoces de MIDA, el representante PNP José Aponte y la senadora popular Rossana López. Maceira se cruzó de brazos. Peor, le miente al país, diciendo que el gobierno federal autorizó esa transacción cuando no es verdad. El Federal Maritime Commission dijo que no tiene jurisdicción pero que va a auditar porque le preocupa que haya competencia desleal por este monopolio.

La pregunta es: ¿quién está detrás de este negocio? ¿Por qué Maceira no defendió a los consumidores puertorriqueños sabiendo desde marzo que la fusión de esas navieras afectaría todo? ¿Quién fue el cabildero que movió esta transacción? Especulo que tiene que haber sido alguien con poder en este gobierno para que no actuaran.

Realmente no hay posibilidades de que Puerto Rico tenga desarrollo económico futuro y sea competitivo creando monopolios al estilo de los años 30. Era la época en que las compañías azucareras controlaban a los jornaleros puertorriqueños, cuando los jíbaros eran casi esclavos de esas compañías. Por eso la gobernadora debería desautorizar a Puertos, y como dueño de los terrenos y arrendador, no debería permitir que le cosan la boca a todo un pueblo.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra. 


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN