En Blanco y Negro con Sandra

Rehenes

En blanco y negro con Sandra

Rehenes. Eso es que lo que somos y en lo que nos convertimos cada día con mayor rapidez y fuerza en el Puerto Rico de 2019. Prisioneros de la guerra comercial de Trump con el que sea. Hace unas semanas fue con China y ahora es con México, pero aquí no dicen nada. Sí se ofenden por un documental de Netflix que total, lo que hizo fue enseñar la verdad de que la pobreza tiene rostro de mujer, pero se callan y aceptan sumisos las causas reales de esa pobreza que aumentará en cuestión de días. El próximo azote que nos viene arriba es el alza en los aranceles y el efecto de ese otro huracán, nos va a terminar de tumbar si lo dejamos.

Porque el impacto va a ser inmediato, directo y contundente. Todo, absolutamente todo lo que consumimos, va a subir de precio.

La inmensa mayoría del café que nos tomamos aquí viene de México. Los cereales para el desayuno vienen de México. La mayoría de las carnes que venden los supermercados vienen de México. Los carros baratos como el Toyota Yaris, el Nissan Versa, los más económicos de Mazda, que son los que más se venden en Puerto Rico, también. Al pobre, el que no puede gastar mucho porque no tiene ni crédito ni chavos, esto le va a doler. El efecto multiplicador será horrible porque tampoco contemplamos que al subir el precio del carro, también sube el financiamiento, el seguro y finalmente el pago.

No se mira el impacto directo que esa guerra de aranceles va a tener en la maltrecha economía y en los bolsillos de la gente que todavía no se levanta del huracán, del desempleo y de las ejecuciones hipotecarias. No es que Trump aumente los aranceles porque quiera afectarnos a los puertorriqueños, pero su guerra contra la inmigración ilegal de Centroamérica y México, repercute aquí y de eso casi no se habla. No quieren hacerlo.

Trump dijo que si México no detiene la inmigración ilegal, los aranceles suben un 5% este mes y seguirán subiendo mes tras mes hasta un 25%. O sea, si algo costaba un dólar va a costar $1.05, y tendremos que pagar el IVU del $1.05.

Los precios que más va a subir son los de las frutas y vegetales, automóviles, televisores, electrodomésticos y hasta equipos médicos que entran a Estados Unidos, y por ende, a Puerto Rico.  México es el segundo país de donde más importan los americanos después de China. En el 2018 Estados Unidos importó de México productos por $350,000 millones, cifra que representó un 10.3% de aumento comparado a lo importado en el 2017.

En el supermercado pagaremos hasta un 2% más por aguacates, pepinos, tomates, limones y fresas, según Supermarketguru.com . El 95% de las fresas que se comen en todos los Estados Unidos vienen de México. Cervezas como Corona y Dos Equis van a subir. Estados Unidos importó $3,200 millones en cervezas mexicanas en el 2017,y otros $1,300 millones en tequila y otros licores.

Las computadoras aumentarán un 76%, los televisores un 62%, las neveras un 58% y los aires acondicionados un 50%, según la Consumer Technology Association (CTA). Esto se debe a que la inmensa mayoría de esos productos que se venden en suelo americano se fabrican o ensamblan en México. Las importaciones en computadoras y servidores en el 2018 fueron de $24,300 millones, los televisores $8,000 millones, las neveras y congeladores otros $3,800 millones, según la CTA.

En equipos médicos importan de México $6,400 millones y en equipos de telecomunicaciones otros $11,600 millones. Sobre estos últimos, hay que añadir el impacto de la guerra comercial con China y será es devastador. Significa que los celulares como los Iphone y otras marcas van a estar prohibitivos.

Los carros Volkswagen, Fiat-Chrysler, GM, Renault-Nissan-Mitsubishi, Toyota, Hyundai-Kia, Ford, BMW y hasta Mercedes se hacen en México y se importan a Estados Unidos. Los analistas financieros estiman que las marcas General Motors, Fiat-Chrysler y Ford serán las más afectadas y que los precios aumentarán entre $1,500 a $2,500 por vehículo.

El efecto inflacionario nos va a arropar, y no veo a nadie levantando la voz. ¿Dónde está el Secretario del DACO o es que ya eliminaron ese puesto por inconsecuente? ¿Han dicho algo las organizaciones comerciales? ¿Las empresas han admitido que le pasarán esas alzas en costos al consumidor? ¿Algún político ha dicho algo o se mueve en Washington para evitar este nuevo golpe?  ¿Qué dice la prensa sobre el impacto local de esto o sólo hay permiso para hablar de los empleados fantasmas en el Capitolio? Porque llevamos días hablando de la política, mientras nos siguen apretando en la economía.

Por otra parte, Oxford Economics predijo que esta alza en tarifas representará 600,000 menos empleos en Estados Unidos, ¿cuánto representará en Puerto Rico? Tampoco se habla de eso.

En el momento en que la economía está fastidiada, cuando el bolsillo del puertorriqueño está siendo abatido, los aranceles de Trump nos vienen a estrangular. Y en un país donde más del 85% de lo que se consume es importado, ¿por qué la atención pública no se enfoca en este tema?

En realidad todos estamos presos de un sistema en el que no mandamos, y en el que no nos oyen. Detenidos en el tiempo y destinados a vivir en la miseria, la sentencia es clara. Es como cumplir una condena a una inexorable muerte. O nos rescatan de este secuestro o nos escapamos, pero así no podemos seguir.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN