En Blanco y Negro con Sandra

Wanda Vázquez: de película

En Blanco y Negro con Sandra

El nuevo protocolo para atender los casos de violencia doméstica que anunció esta semana la secretaria del Departamento de Justicia, Wanda Vázquez, es una película. Todo es un show para aparentar que se combate la violencia contra la mujer, pero en realidad es una pantalla para ocultar su apabullante incompetencia. La actriz principal es Wanda Vázquez y en los papeles secundarios están los medios que se prestan para su juego. Juntos se prestan para la actuación y aparentan que el gobierno quiere parar la ola de feminicidios que este año lleva más de siete víctimas. De eso es que se trata. De fingir lo que no se hace.

El desgraciado caso en el que una mujer fue asesinada por su expareja, quien luego intentó suicidarse, demuestra lo roto que está el sistema. La mujer había pedido una orden de protección, pero Justicia no actuó. Cuando empezó la presión pública, Vázquez fue rápido a la radio y a la prensa primero a pedir mayor rigurosidad en los casos de violencia de género, entonces suspendió de empleo y sueldo al fiscal Diego Velázquez Fas. Como seguía la presión pública, entonces anunció el nuevo protocolo para atender estos casos. Los fiscales ahora no podrán decidir por sí mismos, primero tienen que hablar con su jefe. Es decir, se añade más burocracia.

No es necesario quitarle la discreción a los fiscales. Por el contrario, el ministerio público debería darle más confianza y respaldo a los fiscales, y establecer mecanismos proactivos que impidan que más mujeres mueran y que agilicen el trabajo de los fiscales. Pero no es así. Los fiscales están sujetos a un régimen de terror. Están desmoralizados. ¿Cómo es que en dos años al mando en Justicia ella vino ahora a mirar los protocolos de violencia de género? ¿Acaso Wanda Vázquez no fue fiscal ni fue Procuradora de la Mujer antes o es que no conocía la agencia que dirige? ¿Por qué suspende a un fiscal sin haber investigado antes?

Todo esto demuestra que es un show para las gradas. Pero es algo a lo que Wanda Vázquez nos tiene acostumbrados. Pocas personas se atreven a decir esto de frente porque en Puerto Rico hay mucho miedo  e hipocresía. Miedo a caer mal o a que se perjudiquen con el actual gobierno que es bastante vengativo con sus detractores. Hipocresía porque los pocos que comentan quieren siempre lucir bien para la foto.

Una de las escasas voces que ha visto con claridad  este bochornoso espectáculo de Wanda Vázquez y que la leyó en su intento de lucir bien ante las cámaras esta semana fue la exfiscal y reconocida abogada Mayra López Mulero. La otra que también lo vio es la portavoz de los asuntos de mujer y género en el Partido Independentista, Edda López. Ambas se dieron cuenta de que aquí se pretende politiquear de nuevo con un tema profundamente serio como lo es la violencia de género. Por desgracia, algunos medios, para llenar tiempo y espacio ante la falta de contenido propio, se hacen cómplices del juego y no cuestionan las motivaciones.

Si la Secretaria tiene un interés legítimo de conocer qué de verdad pasó con esa víctima, tiene que ampliar la investigación de manera objetiva y no proyectar que el fiscal incurrió en negligencia sin haber tan siquiera empezado a investigar. Pero claro, ella tiene todo un historial así. No podemos olvidar lo que hizo cuando era Procuradora de la Mujer. Al difunto exlegislador Héctor Ferrer lo proyectó como maltratante y hasta promovió un espectáculo bochornoso para quitarle a su amado hijo menor. Se llamó a la prensa con el objetivo de descarrilarlo políticamente y lo logró. Poco importó que Ferrer siempre fue un extraordinario padre. El tiempo lo reivindicó, demostrando que aquel espectáculo fue pura politiquería promovida por Vázquez.

Ahora es igual. Para aparentar que hace algo, castiga a un fiscal antes de empezar una investigación. A lo mejor el fiscal sí fue negligente, pero eso no se puede adjudicar sin haberlo investigado antes o sin haber evaluado la totalidad de las circunstancias de este caso. Lo que es peor, con esta actitud Vázquez proyecta a todos los fiscales como incompetentes. Como dice Mayra López Mulero, "la realidad es que la incompetencia emana de la silla que Vázquez ocupa".

Si Wanda Vázquez de verdad quiere atender la crisis de violencia doméstica, por qué no se para de frente a su propio gobierno y exige que no sigan recortando fondos. Sumemos cuatro partidas: Los $69,000 que se gastó Rosselló en su mensaje en Ponce, más casi $40,000 en la estatua del gallo, los más los $205,000 de la Plaza de los Creyentes, y los más de $300,000 en drones chinitas a sobreprecio. Con esos $614,000 se puede hacer una campaña de prevención o un programa educativo hacia los agresores. ¿Por qué Wanda Vázquez no abogó por esos fondos?

No hay la menor duda de que en Puerto Rico hay una emergencia por los feminicidios y la violencia intrafamiliar hacia los más vulnerables que el gobierno no quiere admitir. Piensan que con politiquear o con montar sus películas, tranquilizan a la gente, pero mientras tanto, sigue la violencia y las muertes.

En un país donde las mujeres somos la mayoría en todo – en población, en pobreza, en fuerza laboral – hay que preguntarse si las mujeres en puestos de importancia de verdad nos representan. Como mujer, ¿se puede confiar en Wanda Vázquez? ¿Le da tranquilidad Wanda Vázquez a una mujer maltratada o acosada con este tipo de anuncios? ¿Nos representa Wanda Vázquez? ¿Cuántas mujeres más tendrán que ser asesinadas por el peliculeo de Wanda Vázquez? El tiempo lo dirá.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN