Inteligencia Social

Guayna-vicisitudes

[OPINIÓN]

Introducción

Todos padecemos cambios en nuestras circunstancias que a veces pueden ser desfavorables. Muchas veces la manera en que imaginamos, definimos y narramos nuestras circunstancias está marcada por nuestra visión de mundo, crianza, hábitos y creencias. En Puerto Rico —nadie se ofenda— hay un grupo de personas especialmente afectadas por su deseo de opulencia, por ese padecimiento de experimentar insaciable sed de "poder", y por cierto elitismo que a veces los acompaña.

Ser rico no es en sí un mal, ni aspirar a serlo —dependiendo la manera y el propósito— tampoco. Pero de lo que hablo es de las actitudes con las que se asumen los hechos. Voy a referirme a la desagradable categoría de los guaynabitos. Esa categoría es desagradable porque es triste que alguna gente se categorice a sí misma, o se adscriban voluntariamente a ese tipo de gentilicio. Soy en parte sanjuanero y guaynabeño, pero nada que ver con el atragantamiento en la crianza con cucharitas de oro o plata, bandejas del mismo metal, visiones de superioridad y de ser merecedores de un régimen o rango superior distinto, ni ninguna de esas exasperantes banalidades.

Hay personas que son guaynabitos sin saberlo. Algunos los consideran como tales, por sus actitudes. Llegan a los sitios y dejan el carro en el medio aunque no haya el acostumbrado valet aparcador; se adornan con muchas alhajas a lo puerca o puerco de Juan Bobo; se la pasan traficando con ventajas y ventajerías; compiten entre sí y con los otros —por ejemplo los de la alcurnia de Miramar o del Nuevo Dorado— y fuera de alguna ocurrencia jocosa, suelen caer pesados como patada…

Los "guaynabitos", los "miramaritos" y los "doraditos" —para no discriminar— aunque pronto aparecerá en los comentarios una protesta ponceña, o se sienten ser parte de una realidad paralela, o lo proclaman, o se le atribuyen. 

¿Por qué debe interesarnos esta categorización desde un punto de vista sociológico? 

Porque a los aspirantes, entre los proclamados guayna-miramar-doraditos les encanta la política, el acceso al poder, o más bien a la apariencia de poder —que es lo que hay en la colonia— y hasta a los cargos elevados para propósitos del resumé y para mover sus fichas.

Son los más enamorados de la fragancia del poder, y hacen lo que deben y algunos, lo que no deben para ascender, para satisfacer su arribismo generalmente inculto, grosero y oportunista.

Cuando asumen cargos públicos no traen generalmente una genuina vocación de servir, más bien, sienten que "le están haciendo un favor al país", brindándole sus talentos a cambio de minucias. Claro está que utilizan sus pasantías en esos cargos para aumentar sus conexiones, la potencia de su influencia y para acomodarse mejor en su imaginario nobiliario mundo.

Del océano de distorsiones normalizadas como la descrita, salen actitudes como las del chat o los chats ofensivas a la dignidad de todo aquel que habitando en los planos inferiores de la pirámide de esa visión, es pobre, tiene condiciones especiales, es un adversario político, entre otras.

Pero no hay que demonizar a los del chat. Los hay más peligrosos. Están los que piensan y sienten igual; los que se abochornaron de aguaje y de rabia por temor a perder sus oportunidades, los aspirantes al acomodo; los arribistas y probablemente parte del gran gabinete que se quedó, cuando nada cambió el 2 de agosto. Añadamos a esto a los que puedan venir de sustitutos, que si no juegan pelota —la misma pelota— quizás no sean del agrado de quienes les facilitan el acceso.

Tres casos de narrativas y visiones distorsionadas

A propósito de narrativas e imaginarios desde la supuesta cúpula, voy a tratar de reflexionar a tecla abierta sobre tres funcionarios públicos uno que se fue, una que se quedó y otra que llegó. Ricardo Rosselló, exgobernador en fuga; la licenciada Mara Pérez, directora ejecutiva de la Autoridad del Transporte Marítimo, y la licenciada Dennisse Longo Quiñónes, Secretaria de Justicia —de quienes no sé donde residen— podrían estar padeciendo o siendo víctimas de sus propias visiones de mundo.

Ricardo Rosselló

Su gobernación y su regencia del chat odioso deberían ser muestra suficiente de una visión del mundo o de la vida a puerta ancha para los privilegiados, y de la existencia en su mente de dos tipos de persona: los que como él disponen de propiedad y hacienda a su antojo, y quienes son objeto de sus burlas y sufren las consecuencias de su insensibilidad y del discrimen que exudan en actitudes, prácticas y ejecutorias los de más alto.

Es casi seguro que Ricardo Rosselló no cree haberse equivocado excepto en el acto de renunciar al cargo; también es casi seguro que nunca se arrepintió de lo que su inmadurez y desidia provocaron al país, a la mayor parte de los puertorriqueños y a la confianza y esperanza de mucha gente.

Se podría dar por sentado que él también cree en el derecho a las escoltas, a que no se merecía lo que cultivó y cosechó, ni a la despampanante caída desde nubelandia a la realidad. Seguramente piensa que fue una víctima de las circunstancias y que muy mal por Puerto Rico que se lo pierde. Habrá acólitos, acaso muchos, que lo crean también.

Mara Pérez

Desde que la nombraron con bombos y platillos a la ATM, no ha podido componer nada. Mucha pose y fotografía, seguramente buenas relaciones públicas le han ganado prensa, pero sin resultados.

Resulta que dos municipios puertorriqueños, Vieques y Culebra, están secuestrados por la incompetencia y pobre liderato de la directora de la corporación de la inoperancia marítima. Es tan flojo el desempeño en la corporación que se pusieron a firmar un contrato con el municipio de Vieques sin tener el consentimiento de la Asamblea Municipal para utilizar el llamado rompeolas que es propiedad municipal. Esta construcción data de hace más de setenta años y es una carretera o muelle anchísimo, probablemente el más largo del Caribe que se hizo cuando se quería conectar a Vieques con Puerto Rico, o tener un lugar en donde albergar la flota de la Armada Británica en caso de que el Fuhrer se quedara con las hoy islas del Brexit. 

Resulta que lejos de aliviarse el problema de dejar plantados continuamente y a la espera a los viajeros que utilizan las lanchas —a pesar de haber semi-privatizado el servicio— la cosa no mejora, si no que empeora. Viequenses y culebrenses, los más estoicos conocidos —que aguantaron los bombardeos del NAVY, su bloqueo y huella mortífera por décadas— se tienen que tragar el maltrato, la arrogancia, los desplantes y los embustes que ATM (a toda manipulación) les impone.

La ATM fue citada a unas vistas públicas de la Legislatura Municipal de Vieques y en lugar de enviar a alguien para que persuadiese a ese organismo a aprobar el contrato, se presentó la mismísima directora. Como dice Rubén Blades, la vida le dio sorpresas. Los cansados viequenses de todas las ideologías, credos y edades le montaron tremendo piquete y protesta, lo que no iba muy a tono con la Directora, ni con su rango y abolengo.

Dos kayaks, según la prensa, —como las piraguas de los antepasados indios Caribes, los más temidos— le impidieron al capitán maniobrar para forzar la salida. Órdenes de la Guardia Costanera -USA-, por lo que se quedó tan varada como cientos de viequenses y culebrenses, y las proverbiales ballenas.

Dentro de la visión nobiliaria guaynabita-miramarita-doradita, semejante protesta es inadmisible. Uno se pregunta a cuál asesor se le olvidó orientar a la directora para que no complicase las cosas y no fuese a posar, digo, a deponer. Pero lo peor pasó luego. A otro genio —no sabemos si ella intervino— se le ocurrió, según dice la prensa, intentar chantajear a quienes protestaban… "Si no dejan salir la lancha en que irá la Jefa, no le daremos salida a la lancha que viene con los viequenses". Estoy seguro que ese régimen de extorsión tiene que ser ilícito. Pero además de ilícito, fue una crasa estupidez.

Y que venir a chantajear a los viequenses con otra demora, los viequenses que durante generaciones han esperado, batallado y vencido a los chantajistas del norte y del patio. Esa artimaña debe haber contribuido a subir el tono. Y entonces, intervinieron otros genios —los de la misma especie que suspendían la Constitución y la Carta de Derechos cerca de Fortaleza a las 11:00 pm exactamente en la ante- despedida de Ricky— probablemente se trató del nunca poco ascendido Comisionado Escalera.

Mandaron o pretendieron que el helicóptero de FURA —el de las trillitas a Ricky, Beatriz y hasta el perro que no se puede utilizar para eso— fuese hasta Vieques a darle pon a Doña Mara. Si durante la Revolución Francesa hubiese habido helicópteros, ni siquiera a María Antonieta le hubiesen enviado uno. El piloto que enterado estaba de los limazos federales por las trillas monárquicas anteriores y que se había leído la reglamentación y directrices, dijo que no podía recoger a nadie. Que podía sobrevolar, pero que María Antonieta, digo, Doña Mara, no podría ir de pasajera.

Entonces reventó el volcán de la inventiva. Una misión "search and rescue" —una excepción— como si se tratase de un naufragio, o de un desastre natural, o de un extraviado en El Yunque… Todo para justificar la alcahuetería de buscar a la señora cuya molestia era haberse tenido que sufrir una sola espera como la que le dispensa multiplicadamente la ATM a los viequenses y culebrenses. La fábula ha llegado al extremo de imaginarse motines y secuestros para el "search and rescue", aunque no se hubiese arrestado a ninguno de los cientos de mujeres, hombres, adultos, niños y ancianos que hicieron valer y dignificaron una vez más en Vieques el derecho a la expresión y a exigir la reparación de agravios. Ni un solo arresto en tierra, ni ninguna acusación por secuestro o motín, ni siquiera por restringir la libertad. A ver qué se inventan.

Sí hubo un traslado, a Arecibo o Morovis, del piloto del helicóptero que prudentemente no se sumó a la comparsa de Escalera, y le recordó lo que pasó en tiempos de Pesquera a su superior. El piloto con especialidad en la Unidad Aérea de FURA y 28 años de experiencia hizo bien en no obedecer una orden revestida de ilicitud. Corría el riesgo de perder su licencia obedeciendo una orden irregular e insostenible, salvo por el vago reclame del día después del "sentirse amenazada" de la funcionaria que no obtuvo la trilla aérea.

Escuché en las noticias del miércoles, que la Directora estaría dispuesta a testificar en el tribunal por lo sucedido. Será contra el aire de las aspas de las hélices del helicóptero que no tenía porqué llegar. Sospecho que sólo una profunda distorsión guaynabita puede crear un sainete como éste. Claro, acompañada de algún exceso de alcahuetería.

Las noticias del miércoles traen que la señora Pérez volverá como MacArthur a Vieques —y de ser necesario escoltada— por favor, alguien que la excuse de deponer, o que le pida que envíe la ponencia por escrito, o que mande a otro por ella, o que renuncie. Déjese de exhibicionismos y de desviar la atención. Dedíquese a trabajar y a resolver los problemas que se supone atienda. Los administradores necesitan una dosis grande de inteligencia emocional. Por cierto, esto es algo que le faltó a Ricky Rosselló.

Dennisse Longo Quiñónes

Conocida en la profesión legal, con buena preparacipon y credenciales, con tradición familiar en el servicio público y siendo parte del establishment federal, tendría muy poco que decir de la designada a la Secretaria de Justicia, aparte del eterno problema de las lealtades en ese cargo.

Me llamó la atención sin embargo, sus declaraciones en la vista de confirmación sobre cómo se refirió a los participantes en las manifestaciones que desembocaron en la renuncia o huída de Ricardo Rosselló a quienes calificó como vándalos. Dijo que "muchas personas fueron al Viejo San Juan a vandalizar" y que "daba un poco de honor y honra ver después que se reseñaba en la mañana que personas particulares venían a pintar y a limpiar lo que esas personas o esos vándalos hacían so excusa de una expresión política o de oposición". 

Miradas desde lo abstracto —desde la distancia del triángulo Miramar-Guaynabo-Dorado— uno podría estipular que dañar la propiedad puede estar mal e incluso ser un delito (hay excepciones). Lo que me preocupa es que una persona inteligente, como presumo es la designada Secretaria de Justicia, se sume al estereotipo y lo amase a causa de su prisma existencial. Ricardo Rosselló dio infinidad de motivos a casi todos los puertorriqueños para exigir su renuncia y la de su todavía incumbente gabinete. 

Por si no lo sabía, miles de personas protestamos diariamente en el Viejo San Juan exigiendo la salida. Como la masa que protestó en Vieques esta semana por la ineptitud e incompetencia en ATM, se trató de adultos, ancianos y niños. Los había de todos los partidos y credos. 

Pero tome nota sobre los eventos históricos de julio y agosto del 2019:

1) Muy pocos pintaron o rompieron propiedad.
2) Muchos dueños no sólo apoyaron las manifestaciones, sino que cubrieron las paredes de sus negocios y cristales con tablones y los convirtieron ellos mismos en Tablones de Expresión.
3) Algunos artistas reconocidos han dibujado en ellos.
4) Algunos de los que protestamos, también limpiamos y pintamos (me incluyo). De hecho, mi hija quien hizo carteles y protestó, también fue conmigo a limpiar y pintar por la mañana. Pintar la pared de una iglesia y borrar alguna expresión fuerte es también un acto igualmente legítimo de expresión.
5) La mayor parte de los vecinos de Viejo San Juan que queremos nuestro histórico pedazo de Patria, sabemos que es más histórico hoy, por lo que allí sucedió en julio y agosto.

Pero me preocupa la miopía y desproporción de la secretaria en confirmación, no sé si para agradar o suavizar el ojo de los senadores escrutadores cuando dijo:

"… Parte de los procesos de este verano reseñaron la capacidad de nuestro personal de ley y orden de hacer valer los derechos de expresión".

Me parece un error de parte de la Secretaria llegar a esa conclusión sin ni siquiera haber iniciado o concluido una investigación sobre los abusos institucionales que allí se propiciaron contra todo aquel que estaba allí protestando o no, contra vecinos en protesta o no, y contra personas sólo por el hecho de expresarse. De paso, debe aclarar si existe todavía una División de Derechos Civiles operante en el Departamento de Justicia, y si se está investigando lo sucedido. Debe aclarar si se están investigando los safaris contra los derechos civiles encabezados por el Comisionado Escalera, a base de no sabemos que kilómetro, ni hectómetro de la estipulación del pleito de la policía. ¿Avala la Secretaria de Justicia esas cacerías a tropel y Ley Marcial Escalera a las 11 en punto de la noche?

Que conste, los agentes mostraron mejor juicio y sensibilidad que algunos de sus superiores. Seguían órdenes, pero muchos fueron cautelosos. Cuando anunció su renuncia Rosselló, cuando se fue y cuando el Supremo destituyó al golpista de turno Pierluisi, vi a los protestantes en las tres ocasiones estrechar la mano de los policías y a algunos abrazándolos.

Es posible que bajo el prisma guaynabito-miramarito-doradito estas escenas sean impensables. Lo que pasa es que los miembros de la policía son más Pueblo que los habitantes de las burbujas mobiliarias y nobiliarias.

Los aspirantes a funcionarios públicos y los funcionarios electivos deben tener y adquirir madurez y experiencia desde las claves de la humildad y del sosiego. No deben ser arrastrados a cruzadas, ni a guerras imaginarias, deben ser fieles al Pueblo. Así se evitarán las guayna-vicisitudes.

*El autor es doctor, abogado, profesor y estudioso de los procesos legislativos y reglamentarios. Fue asesor y luego portavoz del PIP en la Cámara durante 24 años.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN