Pop!

"After María": un pequeño retrato de la vida en un hotel

Tras ser desplazados por el huracán.

Después de María…la vida se redujo a un cuarto de hotel. Esa fue la realidad de Glenda, de Sheila, de Kenia y su hija Nilda, así como otras 10,971 personas que se vieron desplazadas por el paso del huracán y cuyas vivencias quedaron plasmadas en un documental.

“After María”, disponible en Netflix, ofrece una mirada leve a la serie de dificultades enfrentadas por estas cuatro mujeres que perdieron sus hogares y se vieron obligadas a acogerse a programas de alojo temporero provistos por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

El documental de 37 minutos de duración podría catalogarse como una crítica hacia la insuficiencia de ayuda provista por la agencia federal a los puertorriqueños damnificados. Si bien mediante el programa de Asistencia de Vivienda Transitoria (TSA, en inglés) la entidad costeó pasajes de ida y alojamiento en hoteles para las familias, quedaba en los individuos lidiar con lo demás.

En este caso, “lo demás” tomó forma de la separación de familias, la falta de empleo, las barreras de comunicación al no hablar inglés y, aunque inestable, tratar de acoplarse a un nuevo entorno, entre otros obstáculos para superar el fatídico 20 de septiembre de 2017.

“Me hacen ‘bullying’ porque yo no hablo inglés y porque soy de otro país, no del mismo país que ellos”, contó Nilda, de 11 años y quien debía acostumbrarse a su nueva escuela toda vez que lidiaba con una crisis emocional a raíz del huracán.

Al igual que Nilda, varios estudios surgidos después del fenómeno atmosférico apuntaron a que los niños de la Isla estuvieron expuestos a situaciones que les provocaron estrés o el desorden del estrés post-traumático. Aunque no lo dice directamente, uno de los subtextos del documental es precisamente la necesidad de que FEMA provea fondos adicionales para la contratación o entrenamiento de profesionales de salud mental para así lidiar con estos hallazgos.

Las personas que se acogieron al TSA se dispersaron en hoteles alrededor de 40 estados de los Estados Unidos y Puerto Rico. Ante la adversidad, formaron una "pequeña comunidad" puertorriqueña en sus espacios para sentirse más bienvenidos, ya sea bailando salsa y jugando dominó en un parque de Nueva York, con "la música a to' fuete", como dicen en la pieza documental, o cocinando arroz guisado con carne frita y tostones en el cuarto de un hotel.

El TSA tuvo su fin en agosto de 2018 mediante una orden judicial federal, por lo que FEMA aconsejó a los damnificados a quedarse con familiares o regresar a la incertidumbre que les acompañaría en la Isla, sin más.

En otras instancias, el documental —dirigido por Nadia Hallgren y producido por Lauren Cioffi— también parece desconfiar de la cifra de 64 muertes certificadas por el Gobierno de Puerto Rico a causa del huracán, ya que ofrece mayor prominencia a la cifra de 4,645 provista por un estudio de la Universidad de Harvard. A esto le acompaña la crítica de una de las protagonistas al comportamiento del presidente Donald Trump en su visita a la Isla, pues tiró papel toalla en Guaynabo y felicitó al gobernador Ricardo Rosselló Nevares porque el desastre no fue tan “real” como el dejado por el huracán Katrina en Nueva Orleans.

El gobernador Rosselló Nevares hace una aparición en la pieza mediante material de archivo para reclamar la estadidad para Puerto Rico, mientras que al cierre de la grabación se recalca la condición precaria en que viven los puertorriqueños, aún más de un año después de la catástrofe.

La Directora de "After María" es natural de Nueva York y ha ganado varios premios cinematográficos. Sus créditos incluyen "Trouble The Water", "Trapped", y "Motherland". El documental se presentó en la pasada edición del Tribeca Film Festival.

Mira el trailer aquí:


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN