Música

Ednita recuerda cómo cayó hasta el fondo, y cómo resurgió

Contó los altibajos de su carrera.

Cuando se habla de figuras representativas de la fuerza de la mujer, de esas que han logrado alcanzar un alto nivel de desarrollo personal y profesional, y que han permanecido vigentes por años en una industria difícil, uno de los nombres que, sin duda, puede resaltar es el de la cantante Edita Nazario.

Así es como su conversación se tornó como una de las más relevantes de Animus Summit, en la realización de su quinta edición ayer en el Centro de Convenciones de Puerto Rico.

Durante su charla con Lucienne Gigante, cofundadora de Animus, Ednita desnudó su corazón y relató los días oscuros vividos como mujer y profesional, pero siempre terminó con la reafirmación de que de cualquier lugar profundo se puede salir adelante.

“Son de esos errores, horrores, que cometemos en muchos casos. Fue un exceso de confianza en mi pareja. Me casé muy jovencita y él decidió tomar las riendas de lo que era mi trabajo, incluyendo el aspecto económico. Me quebró, me quedé sin un centavo. Regreso a Puerto Rico con vergüenza. No tenía con qué vivir ni con qué comer, pero tenia mi talento, mi pasión y mis ganas intactas”, relató.

La cantante destacó que volvió a casa de sus padres quienes la recibieron sin pedir explicaciones, y su papá le dio una libreta de ahorros que le había guardado hacía algún tiempo. Luego, salió su éxito “Tú sin mí”, que la devolvió a la cima.

“Lo importante en la vida nadie de lo puede quitar, en mi caso era mi voz, mi música, mi pasión y mi talento, y eso era lo que me sacaría del momento oscuro que estaba viviendo. El dinero va y viene, pero si te entregas en cuerpo y alma, la vida te recompensa”, expuso. “Tú sin mí' llega cuando estaba en un boquete, pero llegó a mi vida el reto de comenzar de cero, de tener nada, y la vida  me recompensó porque tenía compromiso y los pantalones, los ovarios, para echar pa’ lante”.

Ednita señaló que esa experiencia le sirvió, además, para aprender a administrar su dinero, ya que, cuando se es artista no hay consistencia en las ganancias y el trabajo es un poco más duro.

Durante su participación, la cantante relató cómo dio inicio su carrera como cantante siendo apenas una niña y el orgullo que sintió al ser la primera boricua que entraba por la puerta ancha del hotel Plaza, de Nueva York.

“Un lugar al que, históricamente, no iban hispanos. Trabajaban en la cocina o en mantenimiento. En un escenario, yo era la primera, y fue experiencia extraordinaria tener la oportunidad de llevar un pedazo de Puerto Rico y entrar por la puerta del frente. Fue muy importante para mí”, dijo.

Estas palabras de empoderamiento llegaron a todo el público que disfrutó de la edición quinta de este congreso que está dirigido, principalmente, a empleadas, ejecutivas, emprendedoras, futuras emprendedoras, voluntarias o cualquier persona que quiera crecer y marcar la diferencia. Animus es una cumbre de innovación diseñada para inspirar a las mujeres a alcanzar su más alto nivel de desarrollo personal y profesional.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN