Música

Jerry Rivas transmite a sus hijos el gusto por la música

Ahora su nieto de 6 años también quiere serlo

Su vida ha girado en torno a la música y eso fue lo que transmitió a sus hijos, pero les dejó a su albedrío seguir sus pasos en ese mundo. Y eso significaba que si un hijo tomaba una decisión con la que no estaba de acuerdo tenía que confiar en él.

El veterano cantante Jerry Rivas, quien por 42 años ha sido pieza clave de El Gran Combo, logró tener éxito en una profesión, a veces ingrata, pero cuando su hijo mayor le anunció que seguiría carrera en la música le advirtió que lo pensara bien.

Hoy recuerda aquel momento como uno de esos días en que un padre sufre por la determinación de un hijo, pero termina dejándolo todo en manos de Dios. Aquel día, su hijo Gerardo realmente le informó su decisión, no le pidió permiso.

“La decisión ya estaba tomada. Yo sabía que él iba a estar preocupado porque entraba a un mundo de adultos y solo tenía 17 años. Yo no sentía preocupación, pero sí estaba a la expectativa. La cara de él fue sumamente interesante y nunca se me va a olvidar esa conversación que tuvimos frente a casa de mi mamá, afuera, por si acaso me tenía que montar en el carro y arrancar a correr”, dijo entre risas Gerardo, hoy día integrante del famoso dúo NG2.

“Pero ya la decisión estaba tomada, ya le había dicho que sí a la orquesta de Víctor Manuelle, ya tenía pasaporte y tenía todo. La preocupación de él sobre mis estudios también era una preocupación mía, pero era una oportunidad única que muchos en mi posición hubiesen querido tener. Iba a experimentar, iba a ver mundo, iba a tocar música e iba a estar por primera vez, a los 17 años, en las Grandes Ligas”, agregó.

Pero para Jerry “definitivamente hubo preocupación”.

“Ya llevaba muchos años con El Gran Combo y también desde temprana edad estoy en la música y fuí viendo situaciones negativas en el ambiente donde nos codeamos. Él estaba en la universidad y yo entendía que era una buena oportunidad, pero estaban los estudios y entendía que si le decía que sí, los estudios iban a peligrar y así fue”, recordó el veterano cantante.

“Pero modestia aparte, si puedo presumir de algo es de que no he sido mal ejemplo en cuanto a las cosas negativas y gracias a eso ellos entendieron también cómo es que tenían que ser, responsables, y lo negativo pa’ fuera, pa’ la calle”, manifestó la voz de conocidos éxitos salseros como “La clave”, “Te regalo el corazón”, “Ámame” y “La fiesta de Pilito”, entre muchos otros.

Lo de Gerardo viene de pequeño porque cuando era un niño, Jerry organizó lo que se llamó “Gerardito y los Rockolos”, grupo en que Gerardo y su hermano Jerry Jr. dieron rienda suelta a sus primeras inquietudes musicales.

La cosa es que Gerardo no fue el único que decidió seguir una carrera musical. Su hermano Jerry hoy día es el primer trombón de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y ha grabado como invitado en varias producciones salseras y su papá también lo apoyó.

Rivas recuerda que sus compromisos profesionales con El Gran Combo no le dejaron mucho tiempo para compartir con sus hijos, pero asegura que cuando estaban juntos compartían tiempo de calidad.

“Por los compromisos que tenía con El Gran Combo no tenía mucho tiempo para estar con ellos y el poco tiempo que tenía lo dedicaba a ellos y como ya había una inquietud por la música se hacía una relación todavía más llevadera”, dijo Rivas.

“(Llevábamos) una vida normal, íbamos al cine o a juegos de baloncesto o béisbol. pero definitivamente la música era lo más fuerte en nuestra relación” sostuvo.

“Me llevaba mucho a los juegos de los Senadores de San Juan, que después fueron Metros y luego Senadores otra vez, en el Hiram Bithorn. Me inculcó eso y por eso es que me gusta tanto el béisbol. Sin él saberlo, me inculcó eso”, admitió Gerardo.

“Mi niñez fue sumamente divertida, pero la música era lo que desayunábamos, almorzábamos y comíamos. Prácticamente toda mi familia es bien musical y no había de otra. Teníamos que ser músicos, estaba rodeado 24/7 por músicos”, rememoró Gerardo.

Ahora, ya en su etapa como abuelo, Jerry afirma que sus nietos son “la luz de sus ojos”. De hecho, uno de ellos, ya siente la música correr por sus venas. Gerardo Gabriel Rivas Vázquez tiene seis años, es el hijo menor de Gerardo, y toca percusión muy bien.

“Esta etapa como abuelo es más interesante por el tiempo que uno tiene ahora. Aunque el Gran Combo sigue trabajando bastante, pero ahora es distinto porque uno tiende a sobreprotegerlos más. Y más este niño que le encanta la música, para variar, es una etapa bien bonita”, dijo Jerry.

“Es increíble. Se repite la historia. (Mi hijo) va por la música también. Pero es como dice papi, él está tratando de hacer cosas que no hizo con nosotros por el tiempo que no tenía y aunque sigue teniendo el tiempo limitado, por la madurez o su experiencia como ser humano sabe distribuir su tiempo mejor. Ya no tiene la responsabilidad primaria con sus hijos porque ya son mayores. Y hay una conexión especial entre ellos también. Si abuelo Jerry no va a casa por tres días corridos, hay molestia. Es amor a primera vista, quizás por ser su primer nieto, pero yo me gozo que se quieran tanto”, admitió Gerardo.

Aún con sus cuatro hijos ya adultos, Jerry asegura que su deseo de velar por el bienestar de cada uno de ellos no terminará nunca. “Me siento bien orgulloso de mis hijos. Han sido una bendición”, afirmó.

Mira este video con parte de la entrevista a los Rivas:


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN