Top Stories

Se pierden proyectos en laboratorios de UPR Río Piedras

Pese a que la mayoría de los escombros que cayeron en las vías internas del recinto de Rio Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) ya se han puesto a un lado, el campus continúa en emergencia en la medida que aún no han removido el agua de los salones y bibliotecas.

De mismo modo, casi todos los laboratorios científicos del recinto como también los estudios que se llevaban a cabo adentro se perdieron debido a la pérdida de energía eléctrica, mientras otros corren el riesgo de perderse en la medida que el generador eléctrico pierda combustible.

Según indicó la directora de la Oficina para la Conservación de las Instalaciones Universitarias (OCIU), Daphne Domínguez, al momento los laboratorios son prioridad para la administración del recinto, a pesar de los daños por agua que este medio pudo constatar.

“Por el momento continúa bajando la cantidad de diesel que tenemos, ya se le advirtió al presidente y al presidente de la Junta de Gobierno que esa es una prioridad para nosotros. Entiendo que de la Junta de Gobierno, ellos están en contacto con el centro de convenciones donde está el centro de operaciones”, explicó la portavoz del recinto de Rio Piedras, Lorna Castro.

Sin embargo, el director del Animal Research Facility, Warner Ithier, dijo a NotiCel que ya el laboratorio no estaba entre las prioridades del recinto pues perdieron todas las muestras.

Por su parte, Domínguez indicó que previo al paso del huracán María el recinto no contaba con el almacenamiento de combustible necesario para operar los generadores para esta emergencia. De hecho, Ithier explicó a este medio que se tomaron las medidas para almacenar diesel para el paso del huracán Irma, pero en las dos semanas entre ambos fenómenos no se pudo reabastecer esas reservas.

“Estamos reutilizando los tanques de combustible que tenemos de generadores que no están en uso para abastecer los generadores de actividades críticas. Nosotros tenemos diesel en estos momentos para dos días y de dos días en dos días nos estamos moviendo”, explicó Domínguez.

En el edificio Julio García, estructura que alberga los laboratorios científicos del campus, miles de muestras que necesitaban estar en condiciones especiales se perdieron cuando los generadores fallaron. Según explicó uno de los principales investigadores, José Lasalde, esto afectó unos 50 estudiantes subgraduados y graduados que mantenían proyectos activos en las instalaciones.

“Estamos haciendo un plan, primero se hace un ‘assesment’ completo de los daños y entonces nosotros estamos preparándonos para recibirlos en el molecular a todos los que podamos”, explicó Lasalde aunque hizo hincapié que el edificio de Ciencias Moleculares en Cupey ya está llenó de estudios trasladados hasta allá.

Estos proyectos dependen en gran medida de subvenciones de agencias federales por lo que tienen que rendir un informe sobre los hallazgos del estudio que, si se incumple, afecta la otorgación del mismo. A ese fin, los investigadores priorizan sobre la evaluación de los daños para poder enviar un reporte sobre a estas agencias.

“Mi experiencia con las agencias es que siempre son bien razonables a estas situaciones”, contó Lasalde.

Hasta el momento, el Animal Research Facility ha sido el único laboratorio que ha logrado sobrevivir entre el resto de las facilidades del edificio Julio García, con un generador eléctrico que sigue operando. Sin embargo, también corre el riesgo de pérdida, lo que en este caso supone el sacrificio de animales como ratones, ranas y peces que también forman parte de estudios científicos de estudiantes del recinto.

Según explicó Ithier, el plan para esos animales es trasladarlos a otras partes del recinto que tengan generadores funcionales y donde puedan sobrevivir en condiciones apropiadas. Pero han logrado recibir abastos de diesel del Edificio de Ciencias Moleculares con el cual operarían en los próximos días.

Rector pide a estudiantes a venir a ayudar la próxima semana

Según la directora de la OCIU, en la mayoría de las bibliotecas y los salones entró el agua y hasta el martes no había sido del todo removida de la estructura interna. Ese día comenzaron, dijo Domínguez, empezaron a abrir la biblioteca Lázaro para comenzar el proceso de ventilación.

Aunque no garantizó que los libros adentro hayan sufrido daños por agua, pudo dar fe que los libros raros están a salvo, como también la obra El Velorio del pintor Francisco Oller que el campus tiene en exhibición permanente en el museo.

 Por su parte el rector interino, Luis Ferrao Delgado, se mostró complacido con la labor de los empleados del campus, 100 de los cuales fueron activados para remover la vegetación que cayó. Sin embargo, su llamado a los estudiantes del recinto que deseen colaborar en la recuperación de la universidad es que no vengan esta semana.

“Yo no me atrevo a traer estudiantes aquí por el peligro que hay… Mientras menos gente haya aquí menos peligro. Tiene que ser bajo control, cubiertos por el fondo del seguro del estado”, dijo Ferrao Delgado.

“Vamos a esperar a la semana que viene y vamos a asignar unas áreas. Yo creo que UHS y la elemental por ahí pueden empezar los estudiantes voluntarios”, añadió el rector interino, recomendando a los estudiantes a que lleven consigo guantes, bolsas y rastrillos.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?