Vida

Destacado ingeniero internacional comparte con estudiantes boricuas

Visitó la Fundación Kinesis

La crisis es la mayor de las bendiciones, dijo Albert Einstein. Y el físico no se equivocó, pues, en medio de la hambruna, pobreza y necesidad, su postulado cobró vida en la vida de un joven que, sin apenas tener escolaridad por la demanda de hambre que rodeaba a su numerosa familia, logró demostrarle al mundo que el ingenio no conoce de límites, raza, posición social, género y edad.

Precisamente así comenzó la historia que compartió recientemente con un nutrido grupo de estudiantes del currículo “Brights Stars” de la Fundación Kinesis, como parte de su gira en Puerto Rico durante el mes de septiembre, donde logró impactar a decenas de estudiantes y jóvenes universitarios con su hazaña de superación.

William Kamkwamba, nacido en el 1987 en uno de los países más pobres de África que cobija 13 millones de habitantes, relató que desde muy joven tuvo que abandonar su escuela por el hambre, la necesidad y porque su familia carecía de los recursos para costear su educación.  

Sin agua potable y luz, creyó en la educación como el único vehículo para salir hacia delante y comenzó a visitar la biblioteca de su pueblo. Precisamente, dentro del aula descubrió su pasión electrónica, narró.

Luego de leerse un libro titulado “Using Energy”, logró crear una turbina eólica casera hasta lograr crear una turbina funcional que suministró energía a algunos aparatos electrónicos de su hogar, añadió, quien logró graduarse en el 2014 de Dartmouth College and Windmill Builder in Malawi.

Este logro fue el catalítico que despuntó su carrera y fama, pues hoy día se convirtió en un ingeniero eléctrico que ha viajado alrededor del mundo llevando su historia de superación y sobre todo, su ingenio.

Además, presentó a los estudiantes sus distintos proyectos de energía eólica que ha logrado establecer en su país Malawi y la renovación de escuelas, materiales académicos a los cuales los estudiantes han podido tener acceso, entre otros.

“No tenga temor, no dejen que nadie pare sus sueños. No permitan que los retos los alejen de sus metas. No permitan que las personas les digan que no hay nada posible”, concluyó el ingeniero.

Por su parte, José Enrique Fernández Bjerg, se mostró agradecido y catalogó como un privilegio el que la organización pública académica haya recibido la aportación en conocimiento de figuras ejemplares como Kamkwamba.

“En Fundación Kinesis nos sentimos más que honrados que nuestros estudiantes reciban figuras como Kamkwamba, porque historias como estas son las que necesitamos para que se convenzan de que no existen límites cuando la voluntad es firme”, sostuvo.

Por su parte, Ismavette Cotto, directora del programa Bright Stars, afirmó que la historia de Kamkwamba impactó al grupo de estudiantes cautivando su creatividad, impulsando su seguridad en cuanto a sus capacidades y sobre todo, permeando en ellos que la educación, la disciplina y los valores como seres humanos constituyen las únicas vías para alcanzar cualquier éxito en la vida.

La Fundación Kinesis es una fundación pública de educación que busca transformar a Puerto Rico a través de la educación, ayudando a estudiantes destacados más allá de las limitaciones económicas y brindándole herramientas académicas de vanguardia para cada nivel académico.

Desde su fundación en el 2004, ha otorgado alrededor de $7.6 millones en becas en más de 500 estudiantes talentosos.


NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?