Vida

Humildad de baterista boricua cautiva a Carlos Santana (galería)

Si se lo encontrara en cualquier esquina, colmado o en otra situación cotidiana, jamás se imaginaría de su fama como un gran músico en una de las plazas más famosas de los Estados Unidos, puesto que José “Pepe” Jiménez se proyecta y actúa como un vecino puertorriqueño cualquiera con una sonrisa, mirada, filosofía y afabilidad que ilumina el lugar que ocupe con una humildad impresionante.

Cuando escuche lo que hace con dos palos sobre los cueros y los platillos de una batería, comprenderá porque hace seis meses se convirtió en el eje entre la percusión y la armonía de una de las principales bandas legendarias de rock a nivel mundial sin habérselo propuesto.

Pepe y el conguero y percusionista Paoli Mejías coincidieron en cuestión de meses por circunstancias del destino en convertirse en los únicos puertorriqueños en formar simultáneamente parte de la agrupación de rock latino Santana, lidereada por el méxicoamericano Carlos Santana, considerado uno de los cien mejores guitarristas de todos los tiempos.

Jiménez atribuyó con la mayor de las humildades su reclutamiento en la agrupación ganadora de múltiples premios Grammy a su perseverancia y diversidad en la ejecución de la batería, lo que aprendió en Puerto Rico cuando hace tres décadas comenzó a tocar profesionalmente en bandas de rock, jazz, salsa, merengue y música popular para mantenerse activo en los escenarios y ganarse la vida exclusivamente de este difícil arte.

En entrevista con NotiCel tras su presentación en el Coliseo José Miguel Agrelot de Hato Rey con Santana y recibir un masivo aplauso al sacar de su batería una pequeña bandera de Puerto Rico Jiménez, expresó sentirse "bien, bien agradecido por la forma en que me recibieron a mi y a Paoli".

"Ha sido uno de los momentos más grandes y felices de mi carrera", agregó, al enfatizar una y otra vez que "me llena de orgullo que haya sido junto a Paoli, a quien no veía hace 15 años", refiriéndose a que tras dejar de verse durante una década y media, coindieron en cuestión de meses como miembros de la famosa agrupación.

El baterista se crió en la urbanización El Comandante de Carolina y se graduó de la Escuela Superior Libre de Música Ernesto Ramos Antonini en el año 1984, donde su esposa estudiaba violín y baile.

"Hacía tiempo que no tocaba para el público de Puerto Rico", agregó Jiménez tras su ausencia de la Isla que lo vió crecer cronológicamente y como una luminaria musical que él mismo no se cree, a pesar de haber tocado en media docena de funciones consecutivas junto al cantante Luis Fonsi en el propio recinto conocido como El Choliseo y junto a los máximos exponentes de la Isla en todo tipo de género en esa plaza y tantas otras.

"Pepe", como le recuerdan numerosos artistas que le acompañaron en el camerino tras la presentación de Santana en el Coliseo también estudió en el Instituto de Música de Los Ángeles y el Conservatorio de Música de Puerto Rico.

Ha tocado con los trompetistas Luis "Perico" Ortiz, José "Furito" Ríos y Luis Aquino, Yolandita Monge, Glenn Monroig, el Taller Don Pedro, Cucco Peña, Ilan Chester, Grupomanía, Jorge Laboy y su banda 3:00 AM, la Orquesta Broadway, Santa Fé and the Fat City Horns y estuvo cinco años de gira con el que llama "El Circo del Sol", en referencia a la renombrada producción Cirque du Soleil Zumanity.

"Yo estoy gozando", dijo tras su destacada participación en su tierra natal a minutos de concluír el concierto de Santana y rodeado por Mejías, Laboy, Danny Lloret y otros tantos destacados músicos puertorriqueños que le acompañaron a un club nocturno aledaño para continuar compartiendo y disfrutando de la cantera de talento que se produce en la Isla.

Sin ánimos ni prisas respondió y atendió todas y cada una de las preguntas e inquietudes de NotiCel y las de todos quienes se le acercaron a felicitarlo, pedirle autógrafos, darle la mano y pedirle una fotografía como recordatorio de la ocasión.

Parecido a su actual líder, Jiménez comenzó a tocar profesionalmente a los 16 años de edad.

Desde entonces, ha acumulado un impresionante resumé tocando junto a los mejores de cada género, entre quienes figuran el conguero Giovanni Hidalgo, el trompetista Jerry González, los salseros Gilberto Santarrosa y Jerry Rivera, los cantantes Luis Fonsi y Marc Anthony, los merengueros Olga Tañon y Elvis Crespo, los cantautores Armando Manzanero y Ricardo Arjona y la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, entre otros.

Además, desde que se mudó de Puerto Rico a la ciudad de Las Vegas en el año 2002, ha participado en las producciones de los Grammys, Mamma Mía, el Chriss Angel Believe Show, el The Lyon King show de Disney y los premios de carreras de automóviles de Nascar, entre tantas otras presentaciones.

Jiménez explicó que un productor de un espectáculo de Las Vegas lo vió tocando en Puerto Rico y lo recomendó para un espectáculo allá que consistía de música anglosajona y latina, que lo llevó a mudarse a la referida ciudad del estado de Nevada junto a su esposa.

Al ser confrontado con las dificultades para acostumbrarse al estilo de vida en el referido desierto convertido en ciudad, Jiménez aseguró que tener su familia le resultó indispensable en su transición.

"Trabajo es trabajo", agregó, tras describir la experiencia como una llena de "oportunidades bien lindas", que le abrieron las puertas a participar en espectáculos al estilo de Broadway de Nueva York en Las Vegas y acompañar a artistas internacionalmente reconocidos, tales como Christopher Cross y otros tantos.

Jiménez atribuyó su invitación a convertirse en el tercer músico puertorriqueño integrante de Santana a su participación en el conjunto de funk, jazz y música latina que combina la influencia de Earth, Wind and Fire, Tower of Power y el propio Santana, Santa Fé and the Fat City Horns, que consta de 15 músicos. En sus inicios desde el famoso festival de Woodstock, Santana contó con el conguero boricua radicado en California Mike Caraballo, quien posteriormente fue sustituído por percusionistas cubanos de gran renombre.

Esta agrupación se presenta en uno de los casinos de Las Vegas y es un popular lugar de encuentros de cantantes y músicos, donde los integrantes solían acudir a seguir tocando e improvisando junto a otras luminarias, tras interpretar ellos mismos sus propias presentaciones en los escenarios de la llamada "Ciudad del Pecado".

Mejías se unió a la banda de Santana el año pasado.

Jiménez explicó que los propios músicos de Santana que frecuentaban el casino donde se presentaba todos los lunes junto a la Santa Fé and the Fat City Horns y se unían a la banda a improvisar tras concluír su espectáculo en otro casino competidor, desarrollaron amistad con él y lo recomendaron con el sexagenario guitarrista.

Carlos Santana le llamó un sábado para que asistiera a un ensayo el próximo lunes y siguiente miércoles le envió una grabación con 79 canciones para que se las aprendiera y comenzara a tocar ese mismo mes de noviembre con su banda, acompañándole por una gira que le ha dado la vuelta al mundo, además del espectáculo que Santana presenta en Las Vegas cuando no está de gira.

"Carlos es muy musical", dijo sobre su experiencia en estos seis meses con la banda, al referirse que es un aprendizaje contínuo. "Ahí está el reto, la evolución constante".

Agregó que "todos nos llevamos bien como personas. Si te llevas bien como persona, todo va a salir bien musicalmente. Yo nunca esperaba nada. A veces Dios nos pone oportunidades y hay que tomarlas. Nunca en Puerto Rico yo hice audiciones y acá todo es por audiciones. Ahora es Santana, yo no sé qué seá en el futuro, y yo se lo agradezco".

Aunque el baterista puertorriqueño desconoce cuánto tiempo estará en la banda y lo que le depara su destino, el líder de la agrupación le pronostica un largo futuro a su lado.

"Estabamos buscando diferentes músicos y el nombre de Pepe seguía saliendo" dijo Carlos Santana en una entrevista que fue publicada en el periódico Las Vegas Sun y otros medios en enero pasado. "Cuando Pepe vino y tocó, me percaté que él representa lo que somos y lo que nos hacía falta en este momento. Me encanta mirarlo a los ojos y ver su sonrisa porque él es realmente feliz de estar aquí; ¿Tú sabes? ... A mi me encanta la energía de Pepe. Yo creo que este es el principio de una gran amistad".

Jiménez estaba trabajando en la producción de un disco como solista con su propia agrupación Groove Culture, la cual interrumpió tras grabar seis temas tras unirse a Santana y para la cual faltan dos o tres canciones adicionales para salir al mercado.

La hija de Pepe y Margarita Jiménez de 24 años de edad se graduó de baile de la Universidad de Nevada y reside en la ciudad de Nueva York, su hijo de 20 cursa estudios en percusión y batería y su hija de nueve practica gimnasia y seguramente también se orientará en alguna de las vertientes de las artes escénicas.

Un nutrido grupo de familiares y colegas del baterista se dio cita al Choliseo para acompañarlo y aplaudirlo en su presentación junto a Santana, cuyo líder exigió que ejecutara un extenso solo en su instrumento, al igual que a Mejías, durante la presentación de los músicos que concluyó en una canción de más de diez minutos al final del concierto.


NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?