Vida

Le cantan las 'realidades' a la explotación y colonialismo de Puerto Rico

En el libro "La Isla de la Fantasía".

“La fantasía de un gobierno propio pero que en la realidad siempre nos escondieron: que Puerto Rico era una colonia”.

Con esta corta pero contundente afirmación el periodista puertorriqueño Ed Morales presentó este jueves la versión en español de su más reciente libro, "La Isla de la Fantasía: colonialismo, explotación y la traición a Puerto Rico", en el que pretende visibilizar la génesis de todos los problemas que confronta la isla y que nos ha traído hasta donde estamos.

Una isla caribeña matizada con grandes casos de corrupción, donde cada vez los pobres son más pobres y que luego de una bancarrota impulsada por políticas neoliberales para pagar una gigantesca deuda sin que haya rendición de cuentas a los que la provocaron o al menos abonaron a ella.

El experimentado periodista radicado en Nueva York y quien ha cubierto muy de cerca el proceso de endeudamiento y la solución ofrecida por la administración de Barack Obama -la creación de PROMESA- destapa en su libro las verdaderas raíces de la crisis: la explotación colonial.

Morales plantea que desde su adquisición por parte de los Estados Unidos en 1898, Puerto Rico ha servido como un satélite colonial, un vertedero para productos manufacturados de los Estados Unidos, un refugio fiscal y ahora, en bancarrota y luego del paso de María, Puerto Rico parece ser ese lienzo en blanco para el capitalismo de desastre en la primera línea del cambio climático.

“El estado colonial de Puerto Rico no se discute. Puerto Rico es una gran contradicción a ese mito de que Estados Unidos es el paladín de la democracia”, insistió el periodista.

Morales, es un veterano periodista de padres boricuas, que ha investigado la política electoral de la ciudad de Nueva York, la brutalidad policial, las pandillas callejeras, entre otros trabajos publicados en medios como: Rolling Stone, The New York Times, Miami Herald, San Francisco Examiner, The Los Angeles Times, The Guardian, y The Nation.

Durante un conversatorio en la librería Bookmark en San Patricio Plaza en Guaynabo con la participación de los periodistas Damaris Suárez (presidenta de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico y periodista de NotiCel y el Centro de Periodismo Investigativo), Aiola Virella (jefa editora del Periódico Metro Puerto Rico) y David Cordero Mercado (periodista de la Unidad de Investigaciones de El Nuevo Día), Morales explicó las fuerzas que pusieron a Puerto Rico de rodillas y el efecto que tuvo “la tormenta perfecta” causada por el huracán María.

De acuerdo con Morales, La Isla de la Fantasía es el producto no solo de los muchos años de reportes sobre Puerto Rico y su crisis de deuda, sino también de toda una vida de él enfrentar su identidad como puertorriqueño y neoyorquino.

“La prisa que tuvieron por pasar esa ley (PROMESA) Creo que era una falta de compasión de (Barack) Obama y del Partido Demócrata… ahora, esta idea de desplazar a los puertorriqueños es un peligro. Es muy grave la situación”, apuntó.

Para el también autor de Juntxs, el futuro de Puerto Rico dependerá de cómo sobreviva los años críticos que se avecinan, por lo que entiende que este es el momento de iniciar una conversación para ayudar a construir una visión para su futuro.

En La Isla de la Fantasía, Morales cuenta la relación colonial de Puerto Rico con los Estados Unidos entretejiendo el hilo narrativo con la historia de su propia familia. Hijo de puertorriqueños que emigraron a Nueva York como parte del proyecto Manos a la Obra, plan económico de la administración Franklin D. Roosevelt, pero que decidieron regresar a la isla hace 25 años.

“El regreso de mis padres me brindó la oportunidad de reconectarme con la isla y su cultura, y me convertí en un raro ejemplo de un 'niuyorican' (puertorriqueño nacido en Nueva York). Esto debido a que tenía fuertes lazos con la cultura cosmopolita de Nueva York y con las ricas tradiciones y cultura de la isla”, sostuvo el profesor adjunto en el Centro de Estudios de Etnia y Raza de la Universidad de Columbia.

La isla de la fantasía muestra cómo la crisis fiscal de Nueva York de la década de los setenta fue una premonición de lo que está sucediendo actualmente, y cómo el destino del sector financiero de los Estados Unidos está sorprendentemente relacionado con el de la isla.

Plantea además, el impacto del huracán María que reveló la crisis y precariedades que parecían estar a oscuras sumado a la inaceptable respuesta del presidente de los EE. UU., Donald Trump y la insensible indiferencia mostrada por el gobierno estadounidense hacia la isla.

“Dos años después, esta tragedia enorme y casi indescriptible presenta una oportunidad para reevaluar la situación de Puerto Rico… Lo que debe ocurrir es que EEUU debe corregir todo lo que ha hecho en los pasados ciento y pico de años, aceptarlo como algo humanitario”, recalcó el periodista.

Mencionó como ejemplo de ese resurgir las protestas del Verano del 19 y la forzada salida de Ricardo Rosselló de La Fortaleza. Dijo que le emocionó mucho seguir desde Nueva York las manifestaciones durante 12 días consecutivos y luego la celebración en las calles al conocer del anuncio de la renuncia del entonces gobernador.

“Lo que es más poderoso es que la gente tome conciencia. Tengo muchas esperanzas de la juventud. El verano fue un esfuerzo nacionalista. Este nacionalismo se reinventó este verano para incluir más personas para declarar otra vez que somos orgullosos de ser puertorriqueños. Eso es una cosa impactante que me da mucha fe eso no se va a desaparecer”, aseguró.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN