Log In


Reset Password
SAN JUAN WEATHER
Tribunales

Oficial de FEMA y Cobra se declaran culpables por corrupción

El único caso de corrupción a nivel federal hasta ahora relacionado con fondos de reconstrucción de la red eléctrica terminó sin llegar a juicio.

Exfuncionaria de FEMA, Asha Nateef Tribble.
Foto: Archivo/Nahira Montcourt

El caso por corrupción en la reconstrucción de la red eléctrica contra una exfuncionaria de la Administración Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y el expresidente de la empresa Cobra Acquisitions LLC, el único presentado hasta ahora a nivel federal por hechos relacionados al huracán María, culminó hoy sin ir a juicio ya que los acusados se declararon culpables.

En un plan que está sujeto a la aprobación del juez y que solo es válido si el acuerdo de culpabilidad se acepta para ambos, la doctora Asha Nateef Tribble, exjefa de FEMA para el sector de Energía e Infraestructura de FEMA después del azote del huracán en 2017, y el expresidente de Cobra, Donald Keith Ellison, hicieron alegación de culpa hoy.

Ambos reconocieron al juez presidente del Tribunal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, Raúl Arias Marxuach, que hubo regalos, y ofertas de regalos, hechos a Tribble por parte de Ellison a cambio de que esta empujara a que FEMA y la Autoridad de Energía Eléctrica otorgaran a Cobra trabajos de reconstrucción de la red eléctrica en Vieques. Los hechos ocurrieron entre abril y octubre de 2018.

La acusación presentada en septiembre de 2019 era más amplia en cuanto a los regalos y trabajos otorgados a Cobra, pero la declaración de culpa fue mediante una denuncia nueva por soborno limitada a los trabajos en Vieques. Una tercera persona acusada originalmente, Jovanda Peterson, ya se había declarado culpable.

Cobra llegó a acumular $1,800 millones en contratos para la restauración de la red tras María.

Tribble, de 50 años, aceptó que recibió unos $7,000 en regalos, o promesas de regalos, de parte de Ellison que incluían servicios de seguridad privada, pasajes de avión regulares y de primera clase, estadías de hotel y el uso de un apartamento en San Juan. La fiscalía federal no especificó el valor de los trabajos, aunque aclaró que no se le otorgaron a Cobra. Los actos de Tribble incluyeron presionar para adjudicar a Cobra y someter una propuesta de trabajos a sus superiores sin decir que era un documento que venía de Cobra.

En una vista separada, Ellison, de 46 años, aceptó, además, entregar al gobierno federal el remolque de un bote, un tractor, una excavadora, un catamarán de 40 pies modelo Invincible de 2018 y una guagua Ford modelo F 150 de 2018. Con esto, se resolverían otros dos casos de incautación que el exejecutivo tenía pendientes tanto a nivel civil como criminal y que estaban relacionados a los hechos por los que se declaró culpable.

Ambos enfrentan condena de seis meses y un día de cárcel, de un máximo de dos años de cárcel que dispone el delito por el que se declararon culpable y la vista de sentencia quedó señalada para el 17 de agosto.

La resolución del caso criminal antes de llegar a juicio dejó sin resolver argumentos que la defensa de Ellison había sometido para obtener la desestimación de la acusación que involucran al exdirector ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz Vázquez, y el exmiembro de la Junta de Gobierno de esa entidad, Jerome Garffer Croly, en un intento de extorsión a Cobra.

La alegación está en un documento sellado al que NotiCel tuvo acceso y en el que se incluye como anejo un documento oficial del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) que contiene las imputaciones de Ellison contra Ortiz Vázquez y Garffer Croly. Este último había negado la alegación cuando surgió, sin detalles, en una vista del caso.

El documento del FBI recoge una entrevista que hicieron a Ellison en 2019 en la que el ejecutivo dijo a los agentes que Ortiz Vázquez era "el mejor mentiroso que jamás haya conocido... no había conocido a nadie que pudiera mentir a sabiendas y, a la vez, mantener una cara seria".

El relato de Ellison comenzó en una reunión en octubre de 2018 con Ortiz Vázquez y Fernando Padilla, entonces jefe de proyectos en la AEE, en momentos en que AEE tenía una deuda con Cobra de aproximadamente $250 millones. Ortiz le dijo que tenía un amigo que estaba tratando de contactarlo y que ese amigo era "un abogado en la isla muy bien conectado que podría ayudarlo a darle la vuelta a algunos de los problemas que enfrentaba". El ejecutivo le contestó que su único problema era lo que la AEE le debía.

Días después, el suplidor Rafael Bobe contactó a Ellison para decirle que Garffer Croly lo estaba presionando para que le consiguiera una reunión con él. El ejecutivo acordó hablar por teléfono con el exdirector de Finanzas del Partido Nuevo Progresista (PNP), quien abundó sobre sus conexiones políticas con el entonces gobernador, Ricardo Rosselló Nevares, y que acababa de cenar con Ortiz Vázquez, con una persona que Ellison no nombra pero alude a que sería el Secretario de la Gobernación (en esa fecha, Raúl Maldonado) y con José Pérez Canabal (entonces consultor de la AEE).

Garffer Croly le dijo a Ellison que podía ayudar con los problemas que Cobra tenía con la AEE y, cuando el ejecutivo le dijo que el contrato tenía una cláusula en contra del uso de cabilderos, el abogado sugirió que le diera un contrato de servicios legales y que por $1.8 millones (10% del contrato de $1,800 millones) podía sacar una "varita mágica" y hacer que todos los problemas de la empresa se disolvieran.

"Garffer nunca dijo específicamente que haría algo específico a cambio de una cantidad específica. Garffer no garantizaba acciones pero, con sus amistades, haría que todos los problemas se desaparecieran en 48 horas", indica el agente del FBI en sus notas.

Ellison le habría enganchado el teléfono después de advertirle que sería mejor que no lo llamaran a testificar sobre ese intercambio que le parecía un intento de soborno. Días después, Garffer Croly le envió un correo electrónico con un contrato de servicios legales anejado al cual Ellison parece no haber hecho caso. Luego Ellison supo que otra empresa, Foreman Electric, había contratado a Garffer Croly y pasaron de ser una compañía en incumplimiento a una de las que fueron seleccionados para proveer servicios junto a Cobra y Mastec. Foreman había hostigado físicamente a personas, incluyendo a Tribble.

En su única entrevista con agentes, Ellison dijo que el cabildero Manny Ortiz, allegado del exgobernador Rosselló Nevares, estaba en el Centro de Operaciones que el gobierno estableció en el Centro de Convenciones después del huracán María y que este habría intervenido en la redacción del contrato inicial, pero nunca le pidió dinero a cambio.

Sin que quede claro por qué se mencionó el nombre, las notas del agente consignan que Ellison les dijo que se había reunido con el cabildero, y exdirector de campaña de Rosselló Nevares, Elías Sánchez Sifonte, en el restaurante Mario Pagán con otros empleados de Cobra y con Jan Maduro, entonces con la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción y ahora con Overwatch Consulting LLC, pero que Sánchez Sifonte "nunca pidió honorarios legales ni otro tipo de dinero".

También dijo, sin detalles, que a principios de 2018 le había pedido que contratara a personas específicas. "La corrupción en la AEE ha empeorado bajo Ortiz... (creo) que así será en adelante", le dijo Ellison al agente del FBI. Ellison estaba dispuesto a testificar en juicio sobre lo que le indicó a los agentes, pero no a realizar grabaciones encubiertas "porque no sabe si la oficina del FBI tiene menos filtraciones que cualquier otra oficina en Puerto Rico".

Periodista y abogado con 25 años de experiencia. Cofundador, o miembro de los equipos fundadores, de NotiCel, el Centro de Periodismo Investigativo, Red 96, Primera Hora y El Nuevo Día Interactivo.