Log In


Reset Password
SAN JUAN WEATHER
NotiCel Investiga

Todo apunta a que el COVID fue creado en un laboratorio

Inicialmente nos dijeron que la causa era un contagio con un virus que habitaba en los murciélagos.

Aunque inicialmente nos dijeron que la causa era un contagio con un virus que habitaba en los murciélagos, el gobierno de los Estados Unidos está convencido de que el virus fue creado en un laboratorio.

El COVID19 es miembro de una familia gigantesca de virus llamada coronavirus y que tiende a infectar a animales. Al final del año pasado, se identificaron unos casos de infección en humanos. Inmediatamente, los médicos comenzaron a cuestionarse si el COVID19 fue una evolución natural del virus, o si por el contrario, fue creado en un laboratorio por motivaciones siniestras.

En diciembre 31 del pasado año el gobierno de China alertó al mundo sobre la aparición de esta enfermedad en la ciudad de Wuhan, aunque los primeros casos fueron reportados un mes antes. En aquel momento, China reportó que 41 casos habían presentado síntomas parecidos al SARS y expresaron preocupación por la manera del contagio. Wuhan es una ciudad de aproximadamente once millones de habitantes con un sistema de transportación conectado a la gran mayoría de las ciudades del país.

Al día siguiente, el gobierno de China ordenó el cierre del mercado de alimentos de Wuhan, lo que creó la impresión de que fue en ese lugar donde se originó esta enfermedad altamente contagiosa. El Wet Market, o por su traducción, el Mercado Mojado de Wuhan, son lo que conocemos como plazas de mercado donde se venden alimentos. Para entender el origen de su nombre, basta con fijarse en el suelo del mercado que siempre está empapado de agua. Y es que los suelos se mantienen mojados como resultado del constante derretimiento del hielo que se utiliza para conservar los distintos productos que se comercializan en estos lugares.

En teoría, en el mercado mayorista de mariscos de Wuhan solo se vendían pescados y mariscos. En realidad, ahora sabemos que había todo tipo de animales vivos a disposición del público. Lo que también sabemos hoy es que en ese mercado no habían murciélagos.

Múltiples expertos creen en la teoría del gobierno de China de que el COVID19 probablemente cruzó el umbral de las especies - de animal a humano - en el mercado de Wuhan debido a que varios de los primeros casos confirmados estaban ligados a este mercado.

La teoría del gobierno es que es que aun a pesar de las condiciones higiénicas, un murciélago pudiera haber infectado a alguno de los animales con sangre, pus o excreta, y de ahí infectar a algún humano vulnerable. O lo que es también posible, que un humano consumiera como alimento algún animal infectado.

La realidad es que la revista médica Lancet publicó en febrero que solo 27 de los 41 casos originales, habían estado relacionados al mercado mojado. Lancet es una revista médica con cerca de 200 años de orientar a los médicos sobre enfermedades y estudios clínicos. El hecho de que se publicara que 14 de los casos se infectaron en algún otro lugar, abrió la puerta para que se debilitara la narrativa del gobierno de China.

La falta de transparencia de este gobierno, unido a la información contradictoria del origen del virus, provocó la duda sobre la veracidad del originen del virus y planteó la teoría de que el virus haya sido originado en el Centro de Control de Enfermedades de Wuhan o el Instituto de Virología de Wuhan, ambos localizados muy cerca del mercado mojado de Wuhan.

Las autoridades chinas silenciaron al médico que alertó sobre la severidad del virus. No tan solo le ordenaron no compartir en sus redes sociales cualquier cosa relacionada con la nueva enfermedad, sino que posteriormente lo arrestaron y murió alegadamente por efectos del COVID19.

La Organización Mundial de la Salud fue excluida de participar de la estrategia inicial, se les prohibió acceder información que poseía el gobierno y se les dijo que la enfermedad estaba bajo control.

Otra razón que ha generado dudas sobre la credibilidad del gobierno de China es que ahora sabemos que estuvieron ocultando la aparición de este virus por más de un mes, lo que retrasó que el mundo se preparara para contener la epidemia y hasta que provocaron el contagio a nivel mundial. Expertos han determinado que, si el gobierno de China hubiera comunicado correctamente la gravedad de la situación, al menos 95% de los efectos de esta pandemia se hubiera podido prevenir.

Los servicios de inteligencia de los Estados Unidos han sugerido que el COVID19 provino de un laboratorio operado por el gobierno de China. La teoría surge de que muy cerca del mercado mojado, se encuentran las facilidades del Centro de Control de Enfermedades de Wuhan y del Instituto de Virología de Wuhan.

Del mismo modo, científicos chinos han demostrado que, evolutivamente, el COVID19 está genéticamente cerca de dos coronavirus encontrados en murciélagos. Estos dos coronavirus fueron descubiertos y por laboratorios de investigación militar bajo el control del gobierno Chino.

La Dra. Shi Zhengli es una de los científicas expertas en China en el tema de coronavirus. Shi investigó especies y la generación sintética de microorganismos infecciosos. Basado en la data que obtuvo, concluyó que la prueba apoya con fuerza la hipótesis de que no es posible que el COVID19 se haya generado de forma natural, sino que tuvo que provenir de un ambiente de laboratorio”.

El encubrimiento y la falta de transparencia del gobierno chino es lo que más apunta a una causa siniestra para crear un virus como este. El gobierno de China inicialmente manejó la epidemia en Wuhan como un tema de seguridad nacional y no como lo que era, una epidemia por un virus nunca antes visto. De hecho, una vez China alertó al mundo sobre la enfermedad, El Buró de Seguridad en Wuhan arrestó a seis médicos que habían colocado en sus redes sociales que habían atendido pacientes. Alguno de estos médicos desaparecieron y otros no han vuelto a tocar el tema.

En adición a este hecho, el gobierno ha intentado con algún éxito silenciar la voz de varios científicos que han mostrado preocupación por la manera en que el gobierno ha manejado la pandemia y sobre el origen del COVID19.

El doctor Li Wenliang es un médico clínico que estaba trabajando en el Departamento de Emergencias del Hospital Central de Wuhan al comienzo de la epidemia. El Doctor Li alertó al gobierno y colegas sobre el brote epidémico y la necesidad de proteger al personal médico, pero la respuesta del gobierno fue acusarlo por difundir rumores y luego murió alegadamente por COVID19 estando bajo la custodia del gobierno.

La Dra. Ai Fen, es una doctora en Wuhan que alertó sobre la gravedad de la enfermedad. En este momento se encuentra desaparecida. El pasado mes de marzo denunció en una entrevista televisiva que recibió una “reprensión severa y sin precedentes” por parte del gobierno chino. Dos semanas después desapareció y hasta ahora no hay información de su paradero.

La Dra. Li-Meng es una viróloga china que afirma, como parte de su trabajo para el gobierno Chino, reportó por primera vez el peligro sobre la transmisión de persona a persona del COVID-19. Esto, aun antes de que China anunciara al mundo la aparición de la enfermedad. La Dra. Li-Meng continuó estudiando el virus y pudo descubrir que su origen no era por evolución de la naturaleza, sino por manipulación científica en un laboratorio. El gobierno chino suprimió su investigación, lo que provocó que fuera perseguida y la madre de Yan fuera arrestada por las autoridades chinas. En abril de 2020, huyó a los Estados Unidos donde, el pasado septiembre fue coautora de un artículo de investigación que presenta la teoría de que el SARS-CoV-2 se fabricó en un laboratorio del gobierno chino.

De otra parte, el Dr. Yong-Zhen Zhang realizó un análisis del virus y encontró que el mismo había sido modificado en un laboratorio. Inmediatamente publicó su estudio en virology.com su laboratorio fue cerrado y clausurado permanentemente. Dr. Yong-Zhen fue más allá y publicó la secuencia de los genes del virus, lo que apunta a que el germen fue manipulado para que pudiera brincar de los animales a los humanos.

En tanto, la Dra. Li-Meng Yan ha señalado en múltiples foros internacionales el fraude científico, el grado de corrupción en los campos de la investigación académica y el menosprecio a la salud pública causada por el gobierno de China.

La Dra. Yan dice que el virus hace que la teoría del origen natural sea totalmente infundada y ha presentado pruebas sobre la modificación del coronavirus en un laboratorio del Ejército Popular de Liberación de China. La Dra. Yan escapó de China por hacer estas revelaciones y actualmente se encuentra prófuga del gobierno chino.

El evidente que algo oculta el gobierno de China. Lo preocupante es que aparenta ser que los oficiales de inteligencia de los Estados Unidos también tienen información sobre el origen de esta pandemia, y han escogido ocultar la verdad.